UE/ Cercas asegura que la movilización profesional impedirá el recorte de derechos

br

La directiva de tiempo de trabajo, en segunda fase de consulta, se votará en marzo

La opinión pública puede volver a evitar que se amplíe la jornada de 48 horas

| 2011-02-18T16:33:00+01:00 h |

MÓNICA RASPAL

Madrid

Las organizaciones sanitarias europeas deben mantener la presión para evitar que las guardias médicas inactivas dejen de ser consideradas como tiempo de trabajo en la votación final de la nueva revisión de una directiva que se encuentra en la segunda fase de su consulta pública y que probablemente será presentada el próximo mes, según ha explicado a GM el eurodiputado socialista, Alejandro Cercas.

Aunque considera aventurado pronunciarse sobre las definiciones que recogerá el texto, ya que la Comisión Europea está todavía recibiendo las opiniones de los interlocutores sociales, Cercas mira el horizonte con esperanza y asegura que el Ejecutivo comunitario no es indiferente a la movilización que protagonizaron los facultativos en 2008 y que supuso la derrota de la propuesta anterior de modificación.

El eurodiputado advierte de que los Estados miembro son los principales empresarios del sector sanitario y están tratando por todos los medios, bajo diversas interpretaciones y modificaciones de la legislación, de reducir los costes de las guardias médicas. “Están comprobando la resistencia de los materiales, poniendo el termómetro para ver cómo está la temperatura por lo que conviene que en los próximos meses los profesionales sean claros y rotundos en manifestar que no aceptarán que sean eliminados los derechos que les ha concedido la justicia sobre el tiempo de atención continuada” afirma.

Reforzar la cooperación

Pese a que el mapa político de la Unión Europea ha cambiado y se ha hecho más fuerte la mayoría de derechas que ya existía hace dos años, Cercas asegura que la movilización de la sociedad europea tiene aún más peso y puede inclinar la balanza. La clave es mantener el debate de forma “democrática, abierta y participativa” pues , en su opinión, contra la opinión de los sanitarios europeos no hay posibilidad ninguna de que prevalezcan los intentos de eliminar el concepto de derecho de trabajo. “Eso sí, si bajan la guardia y resulta gratis eliminar este derecho, sin duda lo harán”, vaticina.

Por ello, cree que en los próximos meses todos los colectivos sanitarios de los 27 no sólo deben mantener la cooperación que demostraron en 2008 sino reforzarla pues si avanzan en la misma dirección una mayoría de diputados estará con la opinión pública. Lo mismo ocurrirá, según Cercas con la ampliación de la jornada laboral de 48 horas semanales (opt-out), un límite que la mayoría de los Estados quiere eliminar pero que los trabajadores europeos pueden impedir si se mantienen movilizados, exponen su mensaje en cada uno de sus parlamentos y apoyan a los diputados europeos. “Si nos dejan solos con la mayoría actual perderemos. La clave es la unidad, la cooperación y la conciencia europeísta de que estas cuestiones ya no se deciden en cada país sino que, como ciudadanos de la UE, debemos estar atentos y actuar en este espacio de debate político”, reitera.