GM Madrid | viernes, 09 de octubre de 2015 h |

Una de las causas de la degradación funcional del sistema vestibular es la exposición a agentes químicos ototóxicos —antibióticos de la familia de los aminoglucósidos como la estreptomicina o fármacos anticancerígenos como el cisplatino—. Hasta ahora, se sabía que la exposición a estos compuestos causaba la muerte de las células ciliadas que componen el sistema vestibular y que su desaparición era irreversible.

Al mismo tiempo, se había observado también un cierto grado de recuperación funcional en algunos pacientes tras la eliminación del agente tóxico, pero se desconocía la causa de esta recuperación. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), en colaboración con la de Gerona, ha descubierto la causa de la recuperacion de este sistema en casos de ototoxicidad crónica. “Uno de los principales datos del trabajo es que hemos observado que los síntomas de la pérdida de la función vestibular aparecen antes de que tenga lugar la muerte de las células ciliadas”, explica Jordi Llorens, investigador de la UB y del Idibell y líder del estudio.

En concreto, tal y como se describe en Disease Models and Mechanisms, se ha identificado un efecto inicial de eliminación de las uniones que se establecen entre cada una de las células ciliadas con los terminales neuronales que rodean estas células. Este cambio estructural se ha corroborado con datos inmunohistoquímicos, que han mostrado una reducción significativa de las proteínas Caspr1 en estas uniones, una cantidad que se recupera al eliminar el agente tóxico. También otras proteínas, como el canal de potasio KCNQ4, muestran una distribución anormal a consecuencia de la toxicidad, lo que provoca una alteración de las propiedades funcionales de los terminales nerviosos.

Unos hallazgos importantes porque, como apunta Llorens, “comprender las bases celulares y moleculares de la degradación por ototoxicidad y de la posible reparación posterior puede proporcionar dianas para fármacos que detengan este proceso de degradación o aceleren la reparación del sistema”. A su vez, estas dianas podrían ser relevantes también para el tratamiento de otras patologías vestibulares o para retrasar la pérdida sensorial por la edad.