i. g. Madrid | viernes, 20 de abril de 2012 h |

Las relaciones entre sindicatos y empresarios vuelven a tensarse y, esta vez, corren el riesgo de romperse de forma definitiva. El mes que tras su última reunión se dieron para llegar a un acuerdo sobre el convenio colectivo de farmacias no parece haber sido fructífero. En este periodo, según fuentes sindicales, la patronal hizo llegar una nueva propuesta sin cambios sustanciales respecto a la anterior, que queda muy alejada de los planteamientos de los sindicatos. Y es que, estos exigían una subida salarial del 3 por ciento para 2011 y del 0,5 por ciento para los siguientes tres años. “Era una propuesta de convenio absolutamente viable y factible”, defienden, algo que no parece compartir los empresarios.

Así, la patronal FEFE pone sobre la mesa una propuesta diferente para 2011, año para el que establece una subida del 2 por ciento, un punto por debajo de la exigida por los sindicatos. Para los siguientes tres años los empresarios mantienen el acuerdo al que se llegó en la última reunión, fijando también una subida del 0,5 por ciento. Además, la empresarial defiende que deberá producirse un incremento de horas ordinarias, cuya jornada anual se fijará en 1.800 horas ordinarias anuales.

Los sindicatos ya han mostrado su rechazo a estos puntos, sobre todo, en el referente al 2011, por entender que la última sentencia de la Audiencia Nacional refuta su petición respecto a ese periodo. “Evidentemente no se acerca ni a los mínimos que nosotros habíamos establecido”, argumentan.

Más de un año

La mesa negociadora del nuevo convenio colectivo para las farmacias se reunió por primera vez el 7 de marzo de 2011, sin embargo, las conversaciones se han prolongado más de lo previsto y han llegado incluso a los tribunales. Una vez más, las partes intentarán poner fin a esta situación, aunque, como reconocen los sindicatos, “no van las cosas por el buen camino ni hay un interés especial por romper la dinámica que tenemos”.

De hecho, ambas partes buscan ahora una fecha para su próximo encuentro, al que los sindicatos acudirán decididos a romper la mesa de negociación de mantenerse firmes los empresarios en su última postura. “Con ese planteamiento no nos queda más que romper las negociaciones”, aseguran.