Gaceta Médica Barcelona | jueves, 17 de diciembre de 2015 h |

Un equipo de cirujanos cardíacos de la Clínica La Luz ha implantado el marcapasos sin cables más pequeño del mundo. El dispositivo, denominado Micra TPS, es diez veces más pequeño que un marcapasos tradicional y fue colocado directamente en el corazón de una paciente mediante un catéter insertado a través de la vena femoral. Después los especialistas fijaron mediante unas diminutas pestañas el aparato a la pared del ventrículo derecho de la paciente, que había sufrido un bloqueo aurículoventricular y que ahora, gracias a este marcapasos, ha vuelto a hacer ya una vida normal.

“Este marcapasos presenta dos grandes ventajas: la primera es, evidentemente, su reducido tamaño, y la segunda y no menos importante es que no hace falta cable alguno para conectar el marcapasos con el corazón, ya que el dispositivo envía los impulsos eléctricos a través de un electrodo instalado en el propio marcapasos, ajustándose a los niveles de actividad del corazón en cada instante”, explica Ángel Arenal, uno de los responsables de la operación.

Asimismo, la implantación de este marcapasos, que generalmente supone sólo 24 horas de hospitalización, no implica para los cirujanos la necesidad de crear un “bolsillo” bajo la piel del paciente, “lo que sin duda mejora enormemente la estética y la calidad de vida de los pacientes y reduce el riesgo de complicaciones de todo tipo, además de eliminar cualquier señal externa de que el paciente lleva el aparato”, añade Manuel Ajuria, también responsable de la intervención.

Además, este marcapasos presenta otra relevante ventaja a medio y largo plazo, tanto para los pacientes como para sus médicos. Es el primero que ha obtenido la autorización de las autoridades europeas para resonancias magnéticas de 1,5 y 3 teslas.