CIRUGÍA TORÁCICA/ 360 cirujanos se dan cita en la reunión internacional “liderada” por el cáncer de pulmón

br

La resección lobular de pulmón sin abrir el tórax para tratar un cáncer es una cirugía mínimamente invasiva que reduce el dolor y el sacrificio muscular, pero el diagnóstico tardío cierra las puertas a esta intervención
| 2009-11-27T17:23:00+01:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

La lobectomía es el nombre que recibe la resección de un lóbulo de pulmón por un cáncer sin abrir el tórax y supone una de las intervenciones mínimamente invasivas más novedosas dentro de la cirugía de los tumores pulmonares.

Tom D´Amico, de la Duke University de Durham (Carolina del Norte, EEUU), es una de las tres personas en el mundo con más experiencia en esta práctica y presentó su experiencia con más de 2.000 pacientes operados durante Reunión Internacional de Cirugía Torácica Barcelona 2009. Como explicó a GM Laureano Molins, co-organizador del encuentro y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), el término ‘sin abrir el tórax’ significa “sin hacer una toracotomía amplia, porque no hay duda de que para sacar un lóbulo de pulmón se ha de realizar una pequeña incisión de unos tres o cuatro centímetros máximo en el tórax”.

La mayor ventaja es que no se separan las costillas, por lo que el dolor es mucho menor y el sacrificio muscular también. D´Amico aventuró que el hecho de disminuir la agresión quirúrgica puede influir en el pronóstico de estos pacientes, comparados con los que son operados mediante cirugía convencional. “Esto aún no está demostrado, pero es el siguiente paso. Primero, es hacer menos daño, en el paciente operado de tórax prima el ahorro de dolor”, apuntó Molins.

En España algunos grupos en Sevilla, Salamanca y La Coruña han empezado a realizar la lobectomía, y Molins comentó que tuvieron una primera experiencia en el Hospital Sagrado Corazón de Barcelona, en el que es jefe del Servicio de Cirugía Torácica. “Pero paramos hasta que se demostrase el beneficio de esta técnica a nivel mundial”, aclaró. Ahora, piensa que los datos de D´Amico dan la clave para empezar a enseñar esta técnica. “Hemos concluido que debe haber un periodo de formación y de entrenamiento, haciendo la incisión cada vez más pequeña, abriendo menos el tórax”, explicó. La instrumentación al principio se había adecuado para hacerlo todo endoscópico, sin embargo, al final había que abrir el tórax unos centímetros para extraer el lóbulo.

“Con lo cual, lo mejor es abrir desde el principio sin separar las costillas, operando a través de esa pequeña toracotomía con instrumentos estándar de una resección”, aseveró Molins. Aunque el dolor es una entidad de difícil medición, el experto afirmó que a partir de la escala visual analógica (VAS) se ha logrado mejorar el dolor en un 30 por ciento.

Ahora bien, no todos los pacientes son candidatos a esta intervención, han de ser tumores pequeños muy precoces, de menos de tres centímetros, y que no tengan ganglios afectados en el escáner. “Desafortunadamente, en España el 70 por ciento de los cánceres que diagnosticamos están fuera de cirugía. De los que operamos, sólo un 20 por ciento son candidatos a una cirugía mínimamente invasiva porque son tumores pequeños”, subrayó Molins.

Programas de cribado

El experto recordó que las administraciones se han centrado en políticas contra el tabaco, ya que el 90 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón son fumadores. “Eso es correcto, pero se ha demostrado que en 20 años hemos pasado de un 45 por ciento de la población fumadora a un 33 por ciento hoy en día. No hemos reducido apenas”, aseveró Molins. Por eso considera fundamental que se realice el TAC helicoidal —que permite diagnosticar tumores periféricos entre 3 y 10 milímetros— y una citología de esputo como pruebas de detección precoz en población mayor de 45 años fumadora o ex fumadora de menos de 10 años.

Molins lamenta que aún exista la discusión sobre cuestiones de coste-eficacia para aplicar estos programas de screening que dan buenos resultados en tumores de mama, colon y próstata.