GM Madrid | viernes, 18 de julio de 2014 h |

La cirugía mínimamente invasiva sigue su imparable avance. En este caso en lo que respecta a la hiperplasia benigna de próstata (HPB). Así, la vapoescisión de próstata, también denominada enucleación prostática mediante láser (GreenLEP), permite tratar la HPB en una sola intervención. El Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz acaba de incorporar esta técnica a su cartera de servicios, según señalaron los expertos reunidos en el I Workshop ‘Vapoescisión para HBP. Láser GreenLight”, organizado en el marco de las Jornadas de Innovación Docente en Urología del Grupo IDCSsalud (JIDUCesp).

La vapoescisión basada en láser verde es una técnica ya presente en otros hospitales españoles que multiplica la eficacia de la intervención habitual, extrayendo el tejido tumoral sin sangrado y permitiendo además detectar cáncer de próstata oculto. La intervención se realiza a través de la uretra y se cauterizan los vasos con láser, reduciéndose además el tiempo de hospitalización y las posibles complicaciones asociadas. Sus resultados son comparables a los de las técnicas convencionales (adenomectomía prostática), lo que la convierte en un procedimiento quirúrgico de elección.

A diferencia de lo que sucede con la fotovaporización, que ya utilizaba el láser verde desde el año 2003, la enucleación consigue extirpar todo el tejido adenomatoso, lo que evita una tasa de reintervenciones de entre el 15 y el 20 por ciento al cabo de 5 años y es válida para la intervención de próstatas grandes, según un artículo recientemente publicado en el Worl Journal of Urology. En cuanto al riesgo de incontinencia urinaria y disfunción eréctil asociados a cirugía convencional, con esta técnica la probabilidad de estos efectos adversos es muy baja.