Café de redacción “El ejercicio de las medicina y la responsabilidad civil profesional hoy”

br

U.G. Madrid | viernes, 07 de diciembre de 2012 h |

Las demandas a los médicos y profesionales de la medicina por negligencias o errores han sufrido un incremento durante los últimos diez años. En 2012, se han registrado alrededor de 13.500, una cifra que deja al descubierto la vulnerabilidad que sufren los facultativos. Un panorama desalentador que afecta especialmente a los médicos jóvenes, cuyas carreras se ven, la mayoría de las veces, afectadas por reclamaciones infundadas y que hace que prolifere la medicina defensiva, una práctica que impide la innovación y el avance médico y que además, se considera perjudicial para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). Todos estos temas se abordaron en una reunión a puerta cerrada, organizada por Contenidos e Información de Salud, que contó con la participación de Melchor Álvarez de Mon, jefe del Servicio de Enfermedades del Sistema Inmunológico y Oncología del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares; Enrique Moreno, director del Instituto de Cirugía Oncológica, Hepato-Bilio-Pancreática y Trasplante de Órganos Abdominales del Hospital 12 de Octubre de Madrid; Guillermo Sierra, traumatólogo; y Gabriel Núñez, presidente de Uniteco Profesional.

La responsabilidad civil o penal de las actuaciones de los facultativos médicos es un tema que crea preocupación al profesional. Para empezar el debate, Sierra quiso aclarar tres términos muy utilizados y que normalmente se confunden entre ellos. “Un error es algo que todos podemos cometer, una negligencia, sin embargo, es el desvío de los estándares establecidos en la actuación médica, y un efecto adverso tiene que ver con los incidentes que puede ocasionar una deficiencia en un sistema”, explicó. También, quiso apuntar la necesidad de que las personas que se encargan de hacer peritajes estén formados en los temas médicos, añadiendo la necesidad de que sepan capaces de explicarlos en un “lenguaje sencillo de cara a los jueces”. Moreno se mostró a favor de esta medida y la calificó de importante ya que son los peritos los que transmiten la información. “Tienen mucha responsabilidad y ningún conocimiento, no son doctores, no han publicado ni investigado nada y son los que tienen que explicar lo ocurrido a los jueces”, expresó. Por todo ello, los ponentes explican que es aconsejable pedir el perfil del perito para así asegurarse de que es alguien que entiende los términos y sabe lo que va a explicar. En este punto, Álvarez de Mon coincidió instando a la utilización de peritos que estén cualificados.

Asimismo, Moreno quiso poner de manifiesto que el resultado de una operación o un tratamiento no sólo tiene que ver con un médico o cirujano, sino que hay más personas envueltas en ese proceso. “Es un grupo de personas quien asiste al enfermo, no es sólo una, pero siempre denuncian al cirujano”, espetó, a la vez que argumentó que un cirujano necesita tener la cabeza clara para realizar bien su profesión, “necesita estar tranquilo y concentrarse”.

Por su parte, Álvarez de Mon explicó la situación actual en el panorama de crispación social que se está viviendo y a la incapacidad de entender que en la vida hay sufrimiento. “La enfermedad es una realidad dura y eso la sociedad no lo entiende”, afirmó. Asimismo, el facultativo hizo referencia a que el ejercicio de la medicina lleva implícito tomar decisiones de riesgo. “Yo como médico no conozco todos los diagnósticos, si algo falla no es un error, son riesgos y efectos secundarios derivados del procedimiento médico”, sentenció aludiendo a los tratamientos innovadores, terapias que suelen conllevar un riesgo más alto que los convencionales.

Todos estos inconvenientes se unen también al deterioro de la figura del médico por el fácil acceso de la población general a la información médica a través de internet. Un fenómeno al que Núñez denominó como ‘doctor Google’. “Los pacientes entran en internet y desobedecen las indicaciones de los médicos, y luego buscan responsabilidades”, expresó.

Medicina defensiva

Formar para que los médicos puedan entender que, al margen de encontrarse enfermedades, los pacientes también pueden generar reclamaciones es una de las labores que hay que hacer dentro de la formación académica. Al menos, esta es la opinión del doctor Sierra quien además propone llevar el tema de la responsabilidad civil de la medicina a las agendas políticas y profesionales. “Debería existir un organismo que ponga controles para saber si un incidente se puede calificar de efecto adverso o de negligencia”, indicó añadiendo que, a la larga, tanto médico como ciudadano saldrían beneficiados y además, la administración se ahorraría mucho dinero.

El oncólogo del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, por su parte, explicó que se debe educar a la sociedad en lo que es medicina y farmacia. “La gente debe saber que la medicina entraña riesgo y el conocimiento es limitado”. Asimismo insta a adecuar el marco legislativo español al marco de servicios que se ofrecen en el SNS ya que, según sus palabras, la medicina defensiva va a hacer insostenible el sistema. “La cirugía de avance se deja de hacer por riesgo, entonces no se innova”, replicó el traumatólogo. En este sentido, Núñez quiso destacar también un dato sobre los servicios que ofrecen algunas aseguradoras, “hay pólizas muy restrictivas que hacen que el médico no actúe como debe actuar según su profesión”.

Según el oncólogo del Hospital 12 de Octubre, los médicos pueden encontrarse dos escenarios distintos a la hora de atender a un paciente. “Hay pacientes con familias que ayudan independientemente del resultado y otras que si las cosas se complican, ofenden al médico”. Ante esta situación, los médicos optan por hacer todas las pruebas posibles, algo que hace perder mucho tiempo y que, a veces, puede ser contraproducente. No haber pedido una prueba no va en beneficio del profesional, por ello, los médicos muchas veces optan por pedir todas las pruebas posibles y esto puede crear prejuicios al paciente, al mismo tiempo que genera gastos al sistema, según palabras de Sierra. Álvarez de Mon dejó claro entonces que hay que hacer entender que la seguridad absoluta no existe. “Los médicos no son meros seguidores de guías clínicas, sino que deben decidir si es adecuado o no la utilización de todos los recursos”, explicó.

Por otro lado, el facultativo del Hospital Príncipe de Asturias insistió en que los médicos necesitan formación en el procedimiento de la deontología, algo que los demás asistentes avalaron.

Necesidad de reforma

El panorama de crisis actual ha puesto de manifiesto la necesidad de reformar el sistema sanitario para ahorrar costes pero sin renunciar a la eficiencia y eficacia de uno de los sistemas sanitarios más óptimos del mundo, que es el español. En este sentido, los médicos asistentes al debate insistieron en la necesidad de que los líderes de esa reforma deben ser los facultativos del sistema sanitario y para ello, los políticos deben dejarles paso. “Toda reforma que no sea consensuada es pan para hoy y hambre para mañana y además perjudica la asistencia y al ciudadano”, afirmó Sierra, algo que Álvarez de Mon avaló añadiendo que son los propios profesionales los que deben definir la calidad de los servicios. “Los estándares de calidad son parámetros profesionales y tienen que definirlos los médicos de forma fundamental”. El problema, según Sierra, es que la oposición aplaude todo este tipo de propuestas pero una vez llegan al poder cambian su parecer. Asimismo, los asistentes señalaron que los médicos deberían estar más incentivados para participar en la reducción de los gastos, algo que no toda la profesión parece comprender. “Hay médicos que no hacen nada y otros que trabajan muchísimo. A los primeros hay que apartarlos, algo que ahora es imposible”, argumentó Moreno.

En cuanto a la privatización de algunos de los servicios, Moreno se mostró bastante proclive siempre y cuando se utilicen enteramente en beneficio de la sociedad. En este sentido, Núñez aprovechó para lanzar una pregunta ‘¿qué parte de lo que se paga de seguro va a la sanidad?’. El presidente de Uniteco Profesional fue rotundo al sentenciar que hay más dinero alrededor de la sanidad que en la propia sanidad.

De cara al futuro

Con las miras puestas en el mañana y sin dejar de obviar la difícil situación que atraviesa la sanidad pública con respecto a su modo de financiación, los profesionales reunidos quisieron poner de manifiesto algunas de sus ideas y reflexiones sobre cómo se debe proteger la figura del médico y además, intentar solucionar la actual coyuntura. Mantener la profesionalidad es una de las pautas a seguir según Álvarez de Mon. “Los médicos españoles debemos sentirnos orgullosos de la calidad de nuestra medicina porque es inmejorable”. Del mismo modo, el profesional del Hospital Príncipe de Asturias insta a formar más a los médicos en gestión para ser conscientes de lo que cuestan las cosas y de la eficiencia de sus acciones, a la vez de reclamar su participación en la gestión y la calidad.

Núñez, por su parte, admite que médicos como los que hay en España se encuentran en pocos sitios, por ello hay que protegerlos para que puedan investigar y adoptar innovaciones que permitan avanzar. “Deben estar respaldados”, espetó. Algo que el traumatólogo apoyó añadiendo que el médico debe defender a ultranza su profesión. “Los recursos son limitados, lo sabemos, pero no hay que consentir que el político haga la agenda profesional del médico ya que eso no beneficia al paciente”.

Moreno, para finalizar, avaló el resto de ideas y, además, quiso resaltar la importante labor de los médicos hacia la sanidad pública. “Muchos médicos se han movido para traer innovaciones y adelantos”, explicó añadiendo que muchos profesionales han tenido que tocar muchas puertas para conseguir financiación para determinados proyectos que después han beneficiado a toda la sociedad, por ello el oncólogo insta a proteger la figura del médico. “Hay que tener en cuenta que a veces se hacen escándalos públicos a médicos jóvenes que son denunciados y que, antes de que se pruebe si es verdad o no, la sociedad ya les ha juzgado”, argumentó mostrando su preocupación al respecto. “No está bien que los médicos debamos estar defendiéndonos de los pacientes”, sentenció. Al tiempo que insistió en que los colegios profesionales “sirvan” para algo más que la mera de la gestión de la colegiación.

“No está bien que los médicos debamos estar defendiéndonos de los enfermos”

“No hay que consentir que el político haga la agenda profesional de los médicos”

“Los peritos médicos deben tener formación específica y deben saber explicar bien los casos”

“La seguridad absoluta no existe y eso es algo que la sociedad debe entender”

Melchor Álvarez de Mon
Jefe del
Servicio de Enfermedades del Sistema Inmunológico y Oncología del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares.

“Los médicos no conocen todos los diagnósticos y en medicina hay que tomar decisiones de riesgo. El propio ejercicio médico conlleva riesgos para el paciente por lo que cabe decir que no se trata de errores médicos, sino que son riesgos y efectos secundarios derivados de los distintos procedimientos médicos. El mejor ejemplo de ello son los tratamientos innovadores.”

Enrique Moreno
Director del Instituto de Cirugía
Oncológica, Hepato-Bilio-Pancreática y Trasplante de Órganos Abdominales del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

“El número elevado de siniestros movidos por un motivo económico y los peritajes elaborados por personas que no tienen ningún tipo de conocimiento ensucian la labor médica y hacen que muchos médicos jóvenes tengan miedo. No está bien que los médicos debamos estar defendiéndonos de los enfermos cuando nuestra vocación es curarlos”.

Guillermo Sierra
Traumatólogo.

“El médico debe defender a ultranza su profesión ya que tiene un contrato con la sociedad. Todos sabemos que los recursos son limitados pero no hay que consentir que el político haga la agenda del profesional médico ya que esto no beneficia al paciente. Además, el gasto se dispara si se practica la medicina defensiva. No haber pedido una prueba no va en beneficio del profesional ni del sistema, por eso se piden y esto crea más gastos en el sistema sanitario y también prejuicios en el paciente generando pérdidas de tiempo innecesarias”.

Gabriel Núñez
Presidente de Uniteco
Profesional.

“Las mejores pólizas son las que ofrecen las mejores garantías, es decir las que cubren los siniestros y todo lo que hay alrededor. Hay pólizas muy restrictivas que hacen que el médico no actúe como debe actuar según su profesión. Esto perjudica la calidad de la asistencia. Además, en situaciones de litigio, es necesario que los peritos médicos sepan explicarse para que así los jueces puedan entender los diferentes casos y situaciones. Asimismo, se necesita una asignatura de responsabilidad civil médica”.