Gaceta Médica Madrid | viernes, 06 de junio de 2014 h |

La entrega de los Premios Fundamed & wecare-u regaló algunas sorpresas a los asistentes al Auditorio Rafael del Pino, y una de ellas fue, sin ninguna duda, la distinción de Astellas Pharma como Compañía del Año. Un reconocimiento que no por menos esperado resulta menos merecido. En este caso, el jurado decidió poner en valor el trabajo que se viene realizando por parte de la filial española de la farmacéutica japonesa, que está en el grupo de las 20 primeras compañías del sector a nivel mundial, proporcionando empleo a más de 16.000 personas globalmente.

Así, la distinción fue, en este caso, para una empresa joven e innovadora, con productos que tienen un alto impacto en la vida de muchos pacientes en todo el mundo. Concretamente, se creó en el año 2005, a raíz de la fusión de Yamanouchi y Fujisawa. Desde entonces, y para siempre, Astellas ha sellado un firme compromiso con el desarrollo de productos líderes en áreas terapéuticas clave, como el cáncer, mediante la realización intensiva de investigación que, según la compañía, le permite “continuar con el crecimiento en el mercado farmacéutico global”, en el que ya es todo un referente.

Una muestra reciente de esa vocación la plasmó cuando, en octubre de 2006, comenzó la implementación de su programa VISION 2015, con el objetivo de convertirse en un líder global en áreas terapéuticas clave, en las que pretende cubrir, principalmente, las necesidades de los pacientes que aún no están satisfechas.

Todo esto no sería posible si el laboratorio japonés no realizara importantes inversiones en el área de investigación, lo que le permite el posterior desarrollo de medicamentos eficaces que a su vez contribuyen a manteniendo la relación de confianza con los profesionales de la salud. Concretamente, la actividad de Astellas en el área de I+D en Europa se centra en las áreas terapéuticas de trasplante, urología, dermatología, anti-infecciosos y el dolor neuropático. Además, la compañía está muy comprometida con el desarrollo de tratamientos para cubrir las necesidades no satisfechas en oncología.

A este respecto, cabe destacar que, a nivel europeo, su sede central se encuentra en Londres, y además dispone de 21 filiales en toda Europa. En este sentido, destaca su presencia en España, país en el que quedó establecida desde la implantación de su filial tiene su sede en Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Del total de los 4.300 empleados que tiene en el Viejo Continente, 280 operan en nuestro país.

Estos profesionales trabajan a las órdenes de José María Martín, director general de Astellas en España, que fue el encargado de subir al estrado para recoger el galardón de manos del director general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Agustín Rivero, y el presidente del Grupo Wecare-u, Santiago de Quiroga. Lo primero que hizo Martín, que fue el encargado de dinamizar la fusión de Yamanouchi y Fujisawa en España, fue agradecer al jurado y la organización su reconocimiento, a la vez que admitió que el premio les cogía por sorpresa.

Sin embargo, el director general de Astellas en España hizo una lectura muy positiva de un galardón que viene a reconocer, a su juicio, “la labor de una compañía muy joven que está plenamente dedicada a la innovación con el pacientes siempre en el centro”. “Quizás algunos de los presentes pueda pensar que es una palabra muy manida, pero en Astellas pensamos que hay que seguir usándola, sobre todo para poner en valor el trabajo que vienen haciendo compañías como la nuestra, que tienen la innovación en la sangre, lo cual queda demostrado con su alta producción de medicamentos de los conocidos como best in class y first in class”.

En este sentido, el director general de Astellas en España recordó que su compañía ha lanzado un total de nueve productos de este tipo en el último tiempo en España. Algunas de las más destacadas, en enfermedades como la hiperplasia benigna de próstata o en el área de trasplante. También destacó el reciente lanzamiento de Betmiga (mirabegrón) para el tratamiento de los síntomas del síndrome de la vejiga hiperactiva en adultos que no respondan o no toleren la terapia con antimuscarínicos.

Sobre este particular, resalta que Betmiga es un agonista del receptor adrenérgico beta 3 que, según los especialistas, “consigue relajar el músculo detrusor de la vejiga durante la fase de llenado del ciclo miccional”. Estos confirmaron, además, que es el primer avance real para el tratamiento de esta patología en los últimos 30 años, cuando se descubrieron los antimuscarínicos, y además ha demostrado un buen perfil de eficacia, seguridad y tolerabilidad en los ensayos clínicos, en los que han participado más de 10.000 pacientes de todo el mundo, 400 de los cuales fueron españoles.

Artículo anteriorPÍldoras
Artículo siguienteInformación en tiempo real…