acreditación/ El proyecto de real decreto de troncalidad no contempla el Área de Capacitación Específica

br

Carmen M. López Madrid | viernes, 26 de julio de 2013 h |

A pesar de que los indicadores de vitalidad de los cuidados paliativos (CP) en España frente al resto de Europa no son negativos, —ya que se calcula que se encuentra entre los diez primeros países comunitarios— los datos indican que las diferencias entre autonomías y la heterogeneidad dentro de las propias regiones son más que suficientes para exigir mejoras dentro de esta materia. En la actualidad, España cuenta con 420 servicios de cuidados paliativos, casi el doble que hace siete años. Si bien, según destaca el “Atlas de Cuidados Paliativos en Europa 2013”, promovido por la Asociación Europea de Cuidados Paliativos, el crecimiento experimentado por nuestro país contrasta con la ausencia de una ley nacional. El documento ofrece una visión global de servicios, políticas y estrategias para mejorar la atención al final de la vida en 53 países europeos. En este sentido, España se encuentra lejos del estándar de Irlanda o Bélgica, con casi 20 servicios por millón de habitantes. Por debajo de ellos, se sitúan Reino Unido, Suecia, Holanda y Austria, con casi 16 servicios por cada millón, y en el séptimo lugar España con ocho servicios. Algo totalmente lógico, en palabras del presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), Álvaro Gándara, ya que, como ha señalado a GM, “fue en Irlanda y Reino Unido donde surgió esta necesidad”. Además, destaca el ejemplo de Polonia, que siendo un país donde se han incorporado tarde estos indicadores, ha registrado una rápida expansión.

Se estima que sólo un 29 por ciento de los casi 250.000 pacientes españoles con edad avanzada o en situación terminal están accediendo a equipos específicos de cuidados paliativos. Al menos, 100.000 son casos complejos que deberían ser atendidos por unidades específicas y cerca de 40.000 pacientes no están recibiendo una atención adecuada. Así, Gándara destaca que no son tan importantes los avances como las carencias, e incide en que “se está llevando a cabo una cobertura del 50 por ciento en España”.

A la cabeza de España

Si hay que destacar una comunidad como la más avanzada, ésa es Cataluña. Gándara comenta que en este último año esta región ha alcanzado una cobertura geográfica del 80 por ciento, con más de 200 médicos dedicados a esta atención a tiempo completo y con 234 dispositivos específicos de CP. Además, cuenta con 51 equipos de soporte hospitalario y 71 de soporte domiciliario.

Por otra parte, el experto señala que, aunque España esté entre los mejores en cuanto a recursos, suspende en aspectos como la acreditación oficial de los profesionales. De este modo, no se ha previsto todavía la creación de un Área de Capacitación Específica (ACE) para Paliativos, mientras que en Europa la tendencia en este sentido es clara y la mayoría de los países de Europa Occidental ya la han aprobado, por ejemplo, Reino Unido, Irlanda, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Noruega y así hasta 14 países en total.

La importancia del ACE

Hace unas semanas la Secpal junto con la OMC remitieron un comunicado a Sanidad mostrando su decepción por frenar la acreditación en Paliativos. En este sentido, el presidente de la sociedad destaca que en el primer borrador si se comtempló como especialidad y no sabe qué ha cambiado. Tras hacerse público el proyecto de real decreto de troncalidad en la Comisión de RR.HH., Gándara ha confirmado sus sospechas. De este modo, además de mostrarse desconfiado “con las continuas promesas de Javier Castrodeza, director de Ordenación Profesional del ministerio, de incluirlo tarde o temprano”, tilda a los expertos de “ineptos, ignorantes y maleficentes”, al no incluir el ACE de Paliativos, como en el resto de Europa. Tras las frecuentes llamadas a la cartera de Ana Mato sin éxito alguno, Gándara lamenta la resolución, ya que la acreditación es, a su juicio, imprescindible para poder tratar a estos pacientes, porque, “el dolor existe y hay que saber tratar y consolar a la persona, no vale un médico cualquiera”.

En este sentido, comenta el caso de Zaragoza y Aragón donde preumiblemente sacarán plazas a domicilio para profesionales con formación general, “algo insostenible”. Así, advierte del peligro que corren estas unidades al no existir un ACE y las terribles consecuencias que supone para los pacientes. Además, critica que la tendencia en las últimas legislaturas se ha legislado a nivel regional, como Andalucía, Aragón y Navarra, de forma genérica, sobre derechos de los pacientes en el proceso del final de la vida sin ahondar en otras cuestiones. Así, subraya que la crisis no es excusa para que no se tenga en cuenta a paliativos ya que está demostrado científicamente el ahorro que suponen para el SNS. “¡Qué más argumento que el económico para sacar adelante el ACE!”, exclama el presidente de Secpal.

Planes de futuro

A pesar de su desarrollo en las últimas tres décadas, los CP siguen siendo un reto a consolidar en el panorama sanitario. Gándara destaca que el desarrollo ha sido desigual entre las diferentes CC.AA. y dentro de las mismas. Actualmente son necesarios 750 equipos para una adecuada cobertura, 330 más de los que hay actualmente. Para ello, los retos de futuro siguen siendo la creación de una red de equipos asistenciales suficientes en domicilios y hospitales, la formación y acreditación de los profesionales, la mejora en la dotación de recursos para niños, equidad en todo el territorio, la necesidad de mejorar la coordinación de todos los niveles asistenciales para conseguir una adecuada atención al final de la vida que revierta positivamente en la disminución y paliación del sufrimiento que padecen en España, cada año, más de 200.000 pacientes y cerca de un millón de familiares directos.