Premios BiC
20-N/ El ex consejero valenciano, Manuel Cervera, se baraja como uno de los candidatos

br

redacción Madrid | viernes, 18 de noviembre de 2011 h |

Solo un vuelco electoral absolutamente inesperado —al cierre de esta edición no se conocen aún los resultados del 20-N— puede hacer que el Ministerio de Sanidad no inicie esta semana una nueva etapa bajo mandato del Partido Popular. A falta de datos definitivos, medios de comunicación y confidenciales lanzan sus quinielas sobre los elegidos del ganador que ya señalan todas las encuestas: Mariano Rajoy.

Durante la campaña la ex ministra y Coordinadora de Participación Social del PP, Ana Pastor, ya destacó la importancia de que esta cartera sea dirigida por alguien “que sepa un poco de sanidad”. Mientras Rajoy, que ha asegurado que baraja la opción de incluir independientes en su equipo, ha definido en sus mítines cuál es su perfil de ministro ideal: personas “competentes”, que “sepan lo que se traen entre manos y conozcan bien los temas que se les encargue”, porque “para ser ministro no vale cualquiera”.

Pocas pistas que, en cualquier caso, no hacen más que intensificar la rumorología en internet, donde los confidenciales barajan varios nombres, entre ellos, varios ex consejeros de Sanidad. Según especulan varias informaciones, la ex ministra Ana Pastor podría encajar en un puesto más institucional. De hecho, ya en 2008 fue la candidata popular a la presidencia del Congreso de los Diputados, frente al socialista José Bono. Además, entre los supuestos “ministrables” se habla del ex consejero de la Comunidad Valenciana, Manuel Cervera, de quien también se aventuró que el salto a la política nacional podría ser la antesala de un cargo de responsabilidad en el ministerio, si el PP conseguía la victoria.

Por otra parte, un informe de Llorente & Cuenca lanza más nombres como el de Carmen Maroto, presidenta de la Academia de Medicina de Andalucía Oriental, la consejera gallega Pilar Farjas, el ex presidente de Canarias José Manuel Soria o el ex consejero de Sanidad navarro, Santiago Cervera. De unirse con Trabajo y Asuntos Sociales, el documento aboga por un perfil distinto, como el del economista Álvaro Nadal o los abogados Baudilio Tomé o Fátima Báñez.

Tareas pendientes

Conjeturas aparte, el nuevo ministro, que será nombrado oficialmente por el presidente del gobierno antes de un mes, tiene ante sí una inmensa tarea. En su agenda política, en mayúsculas y bien subrayado, debe estar la búsqueda de soluciones al déficit sanitario que su mismo partido ha cifrado en estos años en 15.000 millones de euros.

Pero además, el retraso en el tiempo de importantes temas profesionales y el adelanto electoral dejan paralizados varios textos que el nuevo gobierno decidirá si salen adelante. Es el caso del decreto que da luz verde a las especialidades de Urgencias, Infecciosas, Psiquiatría Infanto Juvenil y Genética.

Lo mismo sucede con el real decreto de troncalidad, en trámite de audiencia en la última etapa del gobierno socialista. El aluvión de alegaciones dejó en el aire un texto que no convence y que el nuevo ministro deberá consensuar y sacar adelante sin más dilación.

La regulación de la prescripción enfermera o la solución definitiva al problema de los mestos (médicos especialistas sin titulación oficial) también darán la bienvenida al titular de Sanidad, que decidirá el futuro de otros asuntos desbloqueados a última hora por el equipo de Leire Pajín, como el registro de profesionales sanitarios y la continuidad de la mesa sectorial de sanidad, cuyo reglamento fue aprobado a pocos días de las elecciones en una reunión con la ausencia de los populares. Asimismo, queda por ver la materialización de su apoyo a la colegiación obligatoria de los sanitarios.

En materia normativa, el adelanto electoral también ha dado al traste con la anunciada ley de cuidados paliativos, lo que probablemente ahorrará al nuevo gobierno el esfuerzo de reformarla, como han anunciado que podría suceder con las leyes socialistas antitabaco y de salud sexual.

El futuro de la mesa sectorial y de la colegiación obligatoria está ahora en sus manos

El nuevo gobierno reformará las leyes de Salud Sexual y Antitabaco del PSOE