Carmen m. López Madrid | viernes, 27 de junio de 2014 h |

“El modelo de unidad de gestión clínica que la Mesa Estatal de la Profesión Enfermera (MEE) quiere es el que se establece muy claramente en el acuerdo que se firmó el pasado año con Sanidad y sobre el que aún estamos pendientes de negociar con el ministerio”. Así lo han recalcado fuentes de la MEE a GM, en una semana en la que precisamente el ministerio ha dado el visto bueno a la gestión clínica propuesta por los profesionales médicos.

Tras meses de trabajo, Foro y Sanidad han dado forma al modelo bajo el que se regirán las Unidades de Gestión Clínica. Tal y como ha precisado el presidente de Facme, Carlos Macaya, apenas ha contado con mínimas modificaciones de términos que no alteraban el contenido inicial del documento del Foro. Un consenso del que según aseguran desde enfermería por el momento, no tienen conocimiento. Para los integrantes de la MEE, dentro de las distintas medidas y actuaciones que podrían desarrollarse para mejorar la gestión y eficiencia del SNS, “las unidades de gestión clínica no es la mejor ni la prioritaria, creemos que deben partir de la premisa de que deben ser una herramienta, que no un fin, para organizarse mejor con un objetivo claro, el paciente”.

A pesar de esta valoración, los ecos reivindicativos en torno a quién debería liderar la gestión clínica han clamado con más fuerza con un comunicado, que la semana pasada envió el sindicato enfermero Satse que pedía a la ministra que interviniera ante la situación de crispación existente entre ambos colectivos, ya que, en caso contrario, el “conflicto estará servido” en los centros.

A juicio de Satse, los posicionamientos médicos contrarios a la profesión enfermera parten de una concepción “trasnochada, clasista y conservadora” que mantiene parte de este colectivo. Al respecto, la organización ha recordado que la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) es muy clara en lo que respecta a la asunción de competencias de uno y otro colectivo y hay que respetarla.

De este modo, a enfermería no les convence este acuerdo y la organización insiste en que hay propiciar una nueva orientación en la gestión sanitaria y “dejar de centrarse en el órgano enfermo exclusivamente pasando a ver a la persona como un todo que requiere una atención integral, continua e integrada”.

Siguientes pasos

Por su parte, Macaya explica que en todos los sistemas sanitarios la gestión clínica ha estado liderada por profesionales médicos. Además incide en que no se trata de un tema de jerarquías, aunque destaca que podrían existir unidades específicas de enfermería e incluso unidades concretas lideradas por profesionales enfermeros. A este respecto matiza que “las grandes áreas deben estar dirigidas por médicos y gobernadas por un comité directivo donde los enfermeros también pueden estar”.

Siguientes pasos

En definitiva, lo que está claro es que el documento del Foro está a la espera de llevarse al Consejo Interterritorial para esperar su aprobación por las autonomías. Además el compromiso del ministerio se extiende a elevar el documento a rango normativo. Algo que, tal y como adelanta Macaya, podría alterar los modelos de gestión clínica existentes en algunas autonomías, ya que no podrían coexistir varias fórmulas de gestión. En este sentido, aunque de momento es pronto para vaticinar, considera que el modelo aprobado puede servir como referente a las comunidades autónomas para implementar la gestión clínica.