consejo de ministros

br

| viernes, 07 de mayo de 2010 h |

REDACCIÓN

Madrid

El diseño de una carrera científica basada en méritos, estable y previsible para atraer el talento científico con un contrato de acceso para los investigadores posdoctorales que les permita incorporarse al sistema público de I+D es uno de los puntos regulados dentro de la nueva Ley de Ciencia, aprobada en el Consejo de Ministros del pasado viernes. Además, el texto recoge la sustitución de las becas por contratos desde que los investigadores comiencen el doctorado y reconoce la figura del personal técnico que trabaje en los organismos públicos de investigación.

La norma apuesta también por un sistema de I+D más eficiente y eficaz con la creación de una agencia de financiación que dotará de mayor “autonomía, flexibilidad y agilidad” a la actividad científica e incorpora novedades en el ámbito de la cooperación público-privada, incluyendo la posibilidad de llevar a cabos convenios de colaboración para desarrollar proyectos conjuntos, coordinación que también traslada a las distintas administraciones.

De hecho, la semana pasada el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Rafael Rodrigo, aludía a la nueva normativa en su intervención en el Foro España Innova, alertando de que Europa está perdiendo posiciones en I+D+i con respecto a países como Estados Unidos, Japón o Corea y mostrándose esperanzado con la futura ley que, en su opinión, afectará al CSIC como un miembro más del sistema de I+D español en la medida que proporcionará nuevas herramientas más flexibles.