Neurología

br

redacción Madrid | viernes, 28 de junio de 2013 h |

La inhibición de la proteína glucógeno sintasa quinasa 3 (GSK-3) protege frente a la muerte neuronal a través del factor neurotrófico derivado de cerebro (BDNF). Si bien ya se conocía el papel neuroprotector de GSK-3 al ser bloqueada, ahora este estudio de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (centro mixto de la UAM y el CSIC) ha demostrado la implicación de este compuesto neurotrófico BDNF en el proceso. Este factor neurotrófico derivado de cerebro ya había demostrado anteriormente su papel protector en otros modelos de daño neuronal.

Para comprobar que la inhibición de GSK-3 ejercía efectivamente su efecto protector a partir de un aumento en la secreción de BDNF en las células, los investigadores estudiaron un caso de muerte celular inducida con rotenona en un modelo neuronal. Un experimento a partir del cual también lograron determinar que este mecanismo neuroprotector sucede a partir de cambios mitocondriales.

Tal y como ocurre en otras patologías neurodegenerativas, provocadas por disfunción en estos orgánulos celulares, “la inhibición de GSK-3 conduce a cambios en las mitocondrias”, explica Javier díaz, investigador de la UAM y firmante de este trabajo, publicado en la revista Neuroscience Letters.

En este caso, los investigadores observaron que el responsable de parte de estos cambios mitocondriales como, por ejemplo, el aumento de la proteína Hexokinasa II, relacionada con el metabolismo energético, o el incremento del metabolismo de la glucosa, era precisamente debido a la acción de BDNF.

Aplicación clínica

Al ser la alteración de la función mitocondrial una característica común a la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas, lo habitual es generar modelos celulares de esta patología induciendo daño en este orgánulo a partir del uso de compuestos como la rotenona.

Del estudio de modelos como estos se ha demostrado, por ejemplo, que el litio, indicado para el tratamiento de la depresión bipolar, es capaz de aumentar el nivel de BDNF mediante la inhibición de la proteína GSK-3. Unos resultados que plantean la posibilidad de que este compuesto sea útil para tratar patologías neurodegenerativas en las que exista disfunción mitocondrial y muerte neuronal.

Tal y como señalan los autores de este trabajo, si bien son necesarios más estudios, los datos actuales apuntan a la posibilidad de administración externa de factores neurotróficos en este tipo de patologías e incluso a la inducción del aumento de producción de estos factores neurotróficos en las células a través de fármacos similares al litio, pero más específicos, menos tóxicos y con un mejor perfil farmacocinético.