ENTREVISTA/ Otros países están evolucionando de manera muy rápida

br

Almudena Fernández Madrid | viernes, 27 de septiembre de 2013 h |

Álvaro Navarro ha sido recientemente elegido presidente de la SVFH, comunidad de referencia en este campo. De hecho, un grupo de farmacéuticos y directivos hospitalarios alemanes visitaron durante el mes de septiembre el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia para conocer su modelo de logística y dispensación de medicamentos, que es referente internacional en seguridad y eficiencia.

Pregunta. Estrena cargo como presidente de la SVFH, ¿cuáles son sus objetivos para esta legislatura?

Respuesta. La idea es potenciar los valores del farmacéutico de hospital, el uso racional de los medicamentos y la seguridad de los tratamientos, teniendo como siempre al paciente como eje de nuestra profesión. Además, queremos hacer al socio participativo, de tal manera que pueda trabajarse en sus inquietudes y necesidades, tanto a nivel profesional como científico. No hay que olvidar que la mayoría trabajamos en un sistema sanitario público y debemos alinearnos con él, por lo que una de las propuestas será trabajar en línea con la consellería.

P. ¿Qué tareas hay pendientes en la FH y qué debe cambiar?

R. Vienen tiempos de cambio, nueva especialidad, nueva visión del paciente, mayor uso racional de los medicamentos, medicina personalizada, etc. También en el futuro probablemente haya farmacéuticos que tengan que ir a una superespecialización ya que se complican, y mucho, los tratamientos. Además, se incrementará el uso de las redes sociales, la farmacia de hospital 2.0, con un paciente más informado al que habrá que dar respuesta a su nivel.

P. La C. Valenciana es de las más activas e innovadoras a nivel nacional en FH y, en concreto, por la automatización del servicio y los procesos, ¿cree que otras CC.AA. deberían seguir su ejemplo?

R. Creo que es un modelo a seguir, el problema es que la inversión en tecnología es elevada y no es el mejor momento.

P. A nivel nacional, ¿podemos decir que la FH española es ‘referente’ en Europa?

R. Si, queda claro cuando vamos a los congresos. Vemos que el nivel en algunos países es menor, en otros la especialidad es inexistente o muy corta y se nota, sin embargo, están evolucionando rápidamente y no nos podemos dormir en los laureles. Para esto, la crisis que estamos pasando no es buena, pero creo que mantendremos el nivel.

P. ¿Cree que los farmacéuticos de hospital están óptimamente integrados en el resto de equipos multidisciplinares del centro?

R. Aquí hay mucha variabilidad, pero la tendencia es hacia la integración, aunque muchas veces implica recursos y es mala época. Cuando existe esta integración, el farmacéutico se vuelve necesario por su utilidad en el uso racional de los medicamentos y forma parte del equipo. En nuestra comunidad tenemos experiencias en este sentido, todas positivas.

P. ¿Están afectando los recortes económicos a los tratamientos dentro de los hospitales? ¿Encuentran dificultades a la hora de acceder a fármacos innovadores?

R. Digamos que ha aumentado la ‘burocracia’, no los recortes, y existe una mayor vigilancia de que los tratamientos estén correctamente prescritos. Sin embargo, se siguen utilizando fármacos innovadores, pero hay una mayor conciencia de que se haga un uso correcto de los mismos.

P. ¿Qué opinión le merecen los algoritmos de decisión terapéutica implantados en la Comunidad Valenciana?

R. En mi opinión no es más que una protocolización de los tratamientos a gran escala, los farmacéuticos de hospital siempre hemos fomentado la elaboración de protocolos consensuados en los hospitales. Creo que la protocolización es beneficiosa para el paciente y el sistema, pero para la realización de los mismos se debe llegar a un consenso, si no, no tendrían validez por que no se seguirían. Los que aquí se están implantando, soy consciente de que han sido trabajados por profesionales de reconocido prestigio y sociedades científicas, de hecho la SVFH ha participado en alguno de ellos, siempre se nos ha convocado. Hay que dejar pasar algo de tiempo para ver su eficacia.