Gaceta Médica Barcelona | jueves, 03 de septiembre de 2015 h |

La Agencia Americana del Medicamento (FDA) de EEUU ha aprobado brexpiprazol (comercializado como Rexulti por Otsuka y Lundbeck) como tratamiento adyuvante para los adultos con trastorno depresivo mayor (TDM) y como tratamiento para los adultos con esquizofrenia. Se desconoce el mecanismo de acción de brexpiprazol en el tratamiento del TDM o de la esquizofrenia. No obstante, la eficacia de brexpiprazol puede estar mediada a través de la combinación de la actividad agonista parcial en los receptores 5-HT1A de la serotonina y D2 de la dopamina, y la actividad antagonista en los receptores 5-HT2A de la serotonina. Asimismo, brexpiprazol presenta alta afinidad (subnanomolar) por estos receptores, además de por los receptores alfa1B/2C de la noradrenalina. Brexpiprazol se estudió en más de 4.300 pacientes en ensayos clínicos fase II y III, y la aprobación fue avalada por cuatro estudios fase III completados y controlados con placebo, en las indicaciones ahora aprobadas: dos estudios como tratamiento adyuvante a los antidepresivos en TDM y dos estudios en esquizofrenia.

Como terapia adyuvante para el TDM, la eficacia de brexpiprazol se evaluó en dos ensayos clínicos controlados con placebo de seis semanas de duración realizados en pacientes adultos. Los pacientes cumplían los criterios del DSM-IV-TR para el TDM, con o sin síntomas de ansiedad, y previamente no pudieron alcanzar una respuesta adecuada durante uno a tres intentos de tratamiento con terapia antidepresiva (TAD), y además tampoco pudieron alcanzar una respuesta adecuada en una fase de terapia antidepresiva simple ciego durante ocho semanas. El objetivo principal en ambos estudios fue el cambio en la MADRS (Montgomery-Åsberg Depression Rating Scale). Los datos de los ensayos clínicos demostraron que brexpiprazol + TAD en las dosis de 2 mg y 3 mg fue superior a placebo; la puntuación media basal de la MADRS de 27 puntos en el momento de la aleatorización disminuyó 8,36 puntos (2 mg) y 8,29 puntos (3 mg), en comparación con placebo + reducciones de la TAD de 5,15 y 6,33 en los respectivos estudios; la dosis de 1 mg no fue superior a placebo.

En esquizofrenia, la eficacia de brexpiprazol se estableció en dos ensayos clínicos fase III aleatorizados y controlados con placebo de seis semanas de duración con dosis fijas de brexpiprazol frente a placebo. Los datos de los ensayos clínicos demostraron que brexpiprazol, administrado en una dosis adecuada durante seis semanas, demostró una eficacia estadísticamente significativa para la variable principal de la PANSS (Positive and Negative Syndrome Scale).