Premios BiC
i. g./ o. m./ i. f. Barcelona/ Toledo | viernes, 18 de noviembre de 2011 h |

Los retrasos en el cobro de las facturas han llevado a las farmacias a salir a la calle para denunciar su “insostenible situación”. Por este motivo, un grupo de farmacéuticos, convocados por Plataforma Farma, se manifestó en Barcelona el 17 de noviembre, en la misma fecha en la que otros compañeros de Toledo se concentraron por tercera vez en la misma semana.

La manifestación más multitudinaria tuvo lugar en la barcelonesa plaza de Sant Jaume, una protesta en la que los farmacéuticos hicieron una montaña con cajas de medicamentos vacías frente a la Generalitat. Este acto, según los convocantes, será un punto y seguido para continuar la lucha por el colectivo, siempre por vías pacíficas, pero “sin perder la dignidad”. “Estamos hartos de ir siempre agachando la cabeza. La idea es hacer un poco de ruido y que la gente conozca nuestra situación”, señalan desde Plataforma Farma.

Según sus cálculos, un nuevo retraso en los pagos puede llevar al cierre al 20 por ciento de las farmacias de Cataluña, unas 600 boticas. “Muchas farmacias están al límite y, si les retrasan los pagos, no pueden comprar medicamentos”, añaden, mientras recuerdan que ya hay 40 boticas catalanas en concurso de acreedores. Una de ellas es una farmacia de Barcelona que llegó a permanecer cerrada durante siete meses. “Das mucho para ganar menos que un quiosco teniendo la responsabilidad del medicamento”, señala su titular.

Antes de esta protesta, unos 200 boticarios, según el COF de Toledo, se manifestaron el 13 de noviembre en la plaza de Zocodover. Algunos fueron vestidos con batas blancas y pancartas. Tres días después, un grupo de siete farmacéuticos volvió a protestar, esta vez ante la Consejería de Sanidad. “No podemos más, funcionamos ya por encargo porque no podemos tener todos los medicamentos”, aseguró María del Rosario Lorenzo, una de las titulares allí presentes. Esta boticaria cuenta que el consejero de Sanidad de la región, José Ignacio Echániz, salió a atenderles y “hasta algún compañero lloró pidiéndole cobrar”.

“Tenemos una hipoteca que pagar, no somos una ONG”, afirmó. Además, hubo otra protesta más, también en Toledo, el pasado 18 de noviembre frente a la Consejería de Sanidad. La vicepresidenta de este COF, Ana Rodríguez, dijo a EG que entendía que las protestas son “una consecuencia lógica de los impagos, se quiere manifestar que los boticarios siguen pagando los fármacos”.

Campaña exitosa

Por otro lado, desde la patronal catalana de oficinas de farmacia, Fefac, se hizo una valoración muy positiva de la campaña “La farmacia enciende la luz de alarma”, que buscaba la unión de todo el colectivo para trasladar a la población su difícil situación. En este sentido, desde la patronal que preside Josep Esteve se indicó que la campaña de cartelería informativa en las boticas catalanas tuvo un seguimiento del 98 por ciento, mientras que fueron el 91 por ciento las que se sumaron a la iniciativa de dejar la cruz encendida día y noche.

Asimismo, desde Fefac precisan que esta campaña fue muy bien valorada por los boticarios, según los datos de una encuesta realizada en un 10 por ciento de las boticas catalanas, que refleja que el 81 por ciento de los farmacéuticos creen que la iniciativa fue positiva.

Por último, la patronal catalana manifiesta que, además de este tipo de actuaciones, está en contacto permanente con administraciones, representantes políticos y entidades para buscar la sostenibilidad del sector. Sin embargo, indican que darán su apoyo institucional a aquellos actos “que cuenten con el consenso y máxima representatividad del colectivo”.