E.M.C. Madrid | viernes, 26 de octubre de 2012 h |

Las nuevas plataformas de comunicación del entorno 2.0 están infrautilizadas. Es la visión de Juan José García, del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Álava-Sede Txagorritxu, y responsable del taller sobre “Web 2.0 y Aula de informática” impartido en el marco del 57 Congreso de la SEFH.

Herramientas como Netvibes, Twitter, Delicious, Google Groups o Slideshare pueden resultar útiles, intuitivas y coste-eficientes en la práctica diaria de los centros de información de medicamentos, tal y como se destacó en el congreso.

El experto aseguró que en este momento su implantación se encuentra en una fase formativa, pero auguró que “el aumento de la experiencia en los distintos hospitales ayudará a establecer recursos útiles en este entorno”. Por ello, el especialista invitó a quienes llevan años en el hospital a formarse en la materia, alertando de que “las nuevas generaciones pisan fuerte en este ámbito”.

Los participantes en el taller pudieron comprobar que las webs 2.0 son útiles para informar y recibir información sobre medicamentos. Además, destacaron, esta información se puede difundir en el servicio y entre compañeros, formando redes con otros profesionales. Otra posibilidad es, según explicó García, favorecer la interrelación entre los hospitales y permitir el acceso o la realización de búsquedas de información más eficaces para dar respuesta a la demanda de atención sanitaria.

El experto también resaltó su utilidad en el abordaje de los enfermos crónicos. A través de ellas, los profesionales tienen más relación entre ellos y con otros profesionales que atienden a pacientes pluripatológicos, por lo que pueden valerse de su experiencia para ofrecer una atención mejor. No obstante, el experto admite que aunque los farmacéuticos hospitalarios son conscientes de su potencial, el problema es la escasez de recursos a varios niveles: tiempo, infraestructura tecnológica y un apoyo institucional insuficiente que obliga a los profesionales que deciden apostar por ello a sacrificar su tiempo libre.