Neurología/ Durante la presentación de los IX Premios de la Fundación Hospital Madrid

br

c.l Madrid | viernes, 28 de junio de 2013 h |

La estimulación cerebral está arrojando resultados cada vez más positivos en el tratamiento de enfermedades y disfunciones neurológicas y psiquiátricas como el Parkinson o el Alzheimer. Esta técnica se perfila como una alternativa muy novedosa en el abordaje de estas patologías cuando son reflectarias al tratamiento médico.

Así, el profesor Andrés Lozano, del Hospital de Toronto, ha señalado que más de 100.000 enfermos se han beneficiado de esta técnica, aunque aun está en fase experimental en otras patologías neurológicas como la depresión, en aquellos casos que no responden a ningún otro tratamiento y en la anorexia grave.

En el campo de la depresión, se está realizando un ensayo clínico en 200 pacientes que no responden a fármacos ni a psicoterapia, que está en fase 3, por lo que en tres o cuatro años podría ya utilizarse como terapia para los casos más graves, entre el 10 y el 15 por ciento del total, según ha señalado. “Mediante técnicas de imagen se pudo observar que la depresión conlleva una hiperactividad en el circuito cerebral de la tristeza, que se puede ajustar mediante impulsos eléctricos hasta lograr apagarla”, precisó. En la enfermedad del Alzheimer, se ha operado ya a 25 pacientes y se ha comprobado que cuando se estimulan los electrodos los enfermos recuperan memoria. Este ensayo se encuentra en fase 2. “También en esa fase está otro estudio en el que participan 12 mujeres con anorexia, con resultados muy satisfactorios hasta el momento”. Lozano ha explicado que son casos muy complicados de pacientes que pesaban 30 kilos y estaban a punto de morir. La mitad de ellas ya ha recuperado su peso normal, por lo que hay esperanza en el abordaje de esta devastadora patología.