Gaceta Médica Barcelona | miércoles, 20 de enero de 2016 h |

Los microRNAs (miRNAs) son moléculas reguladoras de la expresión de los genes y están implicados en una amplia variedad de procesos del desarrollo en vertebrados. El papel de los miRNAs en el desarrollo de la célula germinal masculina es relevante: específicamente interviene en la diferenciación del testículo en el embrión, así como en el desarrollo de la línea germinal y la producción de los espermatozoides. Investigadores del grupo de Genética Molecular Humana del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge Idibell, en colaboración con el Servicio de Andrología de la Fundació Puigvert, han identificado un perfil de miRNA alterado en las células germinales en desarrollo (y que persiste en los espermatozoides), en individuos infértiles con baja producción espermática. El hallazgo se ha publicado en Scientific Reports.

“En publicaciones anteriores habíamos demostrado que la baja eficiencia de la espermatogénesis en individuos infértiles se acompaña de patrones de expresión génica alterados en las células germinales en desarrollo, que a su vez contribuyen a una reducción en la producción del esperma. En este contexto, es importante determinar cómo se comportan los mecanismos de regulación de la expresión de genes como los miRNAs” comenta Sara Larriba, del Idibell. En este trabajo se han evaluado los niveles de 623 miRNAs maduros en muestras testiculares histológicamente bien definidas con alteración de la espermatogénesis en las diferentes etapas de la linea germinal. Los resultados sugieren que el contenido celular de miRNAs en espermatozoides depende de la eficiencia de la espermatogénesis, siendo estas diferencias más notables cuanto más inmaduro es el estadío de la linea germinal donde se bloquea la espermatogénesis. Los espermatozoides que consiguen diferenciarse en espermatogénesis deficientes retienen el patrón de miRNA desregulado de las células germinales inmaduras. Esta firma molecular alterada de miRNA tiene, muy probablemente, implicaciones funcionales para el gameto masculino, e incluso en las primeras etapas de la embriogénesis tras la fecundación del oocito. Estos resultados ofrecen una nueva visión molecular de los mecanismos que regulan y controlan la fertilidad masculina, y proporcionan elementos para el desarrollo de nuevas herramientas terapéuticas.