C. L Madrid | miércoles, 01 de octubre de 2014 h |

“La especialización en enfermería es un camino esencial que tiene que marcar el futuro de nuestra profesión porque es la vía que garantiza tanto la seguridad clínica de los pacientes cómo la calidad de asistencia que reciben”. Así lo ha puesto de manifiesto la vicepresidenta primera del Consejo General de Enfermería, Pilar Fernández, durante la presentación del estudio ‘Coste-Efectividad de la Atención Especializada en Ostomía’, presentado por el CGE, la Asociación de Ostomizados de Madrid (AOMA) y Hollister.

Se calcula que en España hay casi 100.000 personas ostomizadas y cada año se producen más de 15.000 nuevos casos. Como ha explicado la portavoz de la Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia (SEDE), Inmaculada Pérez, para que los pacientes tengan buena calidad de vida es necesaria introducir en los hospitales esta figura, ya que la especialización de enfermería facilita una capacitación y educación sanitaria al paciente en el cuidado del estoma.

Sin embargo, el 40 por ciento de los hospitales públicos no cuenta con este tipo de consultas. Se calcula que de los 220 hospitales públicos, sólo están presentes en 146, algo que “está generando inequidades entre las diferentes comunidades autónomas”, comenta Pérez. De este modo, el 36 por ciento de los ostomizados que acude a la sanidad pública no tiene acceso a una atención especializada y en el caso de la sanidad privada alcanza el 53,50 por ciento de pacientes que no pueden ser atendidos por estos profesionales.

En este contexto, el estudio ha demostrado como el acceso a estos especialistas mejora la calidad de vida de los pacientes en un 15 por ciento con respecto a los que no son tratados en las consultas. Además, el 88 por ciento de estos pacientes llevan una vida normal y necesitan un 17 por ciento menos de ayuda en su vida diaria.

Del mismo modo, sólo el cinco por ciento de los pacientes con complicaciones y que tienen acceso a estas consultas necesitan ser ingresados frente al 65 por ciento de los que no tienen una atención especializada y son reingresados. La investigación además muestra como se reducen las visitas a urgencias y primaria.

En cuanto a las cifras, Silvina Cancio, directora del Instituto ANTAE, ha señalado que el coste directo sanitario entre pacientes con atención especializada y pacientes sin el apoyo de estos profesionales alcanza el 68 por ciento de diferencia.

Con todo, desde el CGC han lanzado el compromiso de presentar el estudio al ministerio y comunidades autónomas para que garanticen la presencia de esta figura y el acceso a estos pacientes en todo el territorio.