Café de redacción

br

Isabel López Madrid | viernes, 15 de febrero de 2013 h |

La puesta en marcha de un mecanismo centralizado de compras de tiras diagnósticas en el que se restringe el abanico de productos que estarán a disposición de los pacientes pone de manifiesto la falta de información existente sobre este dispositivo y su importancia en el tratamiento de la diabetes. Las tiras reactivas son un elemento “imprescindible y esencial de la terapia de la diabetes” según Javier Ampudia, médico adjunto al Servicio Endocrino del Hospital Clínico de Valencia, ya que permite la prevención y anticipación a la aparición de complicaciones agudas asociadas a la enfermedad.

Según este experto, cada vez que un paciente va a administrarse insulina, “toma una decisión en función del valor de glucosa que ve” y necesita esa información varias veces al día. Su vida o las complicaciones que pueda sufrir dependen de la correcta utilización de los dispositivos y la información que estos aportan, explicó Ampudia. No solo eso. Su uso facilita “la participación activa de los pacientes en el manejo de su enfermedad”, según señaló el médico del Hospital Clínico.

A este respecto, la presidenta de la Asociación de Diabéticos de Castellón, María Teresa Marí, explicó que hay que “enseñar a los pacientes a que confíen en los glucómetros” y sepan interpretarlos y “tomar decisiones”. Esta cuestión, según dijo, no es baladí sino “clave”, ya que la evidencia científica un paciente formado y que actúe en consecuencia de la información aportada “puede lograr una reducción de 0,5 puntos la hemoglobina glicosilada”, se incrementa la adherencia al tratamiento y se facilita el éxito.

Por ese motivo, los participantes en el debate no entienden el desprecio con el que se trata a un elemento que no supone, según estudios publicados, más del 0,6 por ciento del coste global de la enfermedad y, en este sentido señalaron su perplejidad ante otra muestra del desconocimiento existente con respecto a estos dispositivos. Se referían al hecho de que la administración haya equiparado algo tan esencial para los diabéticos como son las tiras reactivas a materiales como los guantes o los pañales, incluyéndolos en el mismo concurso y especialmente criticaron haberlo hecho sin tener en cuenta ni el criterio de los profesionales sanitarios ni el de los pacientes.

Riesgo de inequidades

Por ese motivo, Juan Girbés, presidente de la Sociedad Valenciana de Endocrino y Diabetes, defendió que la Comunidad Valenciana no debería adherirse al pliego de condiciones de la central de compras del Ministerio de Sanidad, ya que el mero hecho que existan sistemas diferentes con acceso a distintos productos “genera pacientes de primer o segundo nivel en función de la comunidad en la que vivan, a pesar de que tendría que prevalecer la equidad”. Precisamente en este aspecto coincidió el presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP), Alejandro Toledo.

Por su parte, la representante de la Asociación Valenciana de Diabetes, María del Toro, pidió a los estamentos públicos sanitarios no dar la espalda a los enfermos y profesionales a la hora de hacer un pliego. “El paciente no tiene que estar para suplir las carencias, sino pelar para que no hayan. No se puede comprar material sanitario si para empezar hay una información clara del número de diabéticos porque en la actualidad sólo nos movemos por porcentajes”.

Además, el presidente de la AGP remarcó la importancia de la formación de los pacientes para colaborar en la sostenibilidad del sistema, ya que es una asignatura pendiente. “Hay un espacio por cubrir, debido a la reducción del personal sanitario y la debilidad económica de las administraciones, que necesita de la aportación de los pacientes”, indicó.

En este sentido, Ampudia pidió adaptarse a los pacientes en un momento cuya situación económica obliga a todos los estamentos a cooperar. También apostó por la “innovación en los tratamientos” y pidió a las administraciones un obligado ejercicio de reflexión.

Por su parte, Marí consideró que antes de tomar determinadas decisiones, como la de incluir las tiras reactivas en la central de compras, sería “conveniente consultar con los afectados, porque se está iniciando un retroceso importante y la sensación es que podemos volver a un sistema sanitario similar al de los años 70”.

Javier Ampudia

Endocrino adjunto al servicio del Hospital Clínico de Valencia. “Nunca se tendrían que haber incluido las tiras reactivas en la central de compras, puesto que así nos olvidamos de cada paciente es diferentes y no todos pueden usar los mismo dispositivos”. El representante del Hospital Clínico dejó claro la necesidad de buscar otras alternativas diferentes al sistema implantado por Sanidad para optimizar recursos sanitarios.

María del Toro

Representante de la Asociación Valenciana de Diabetes. “Es esencial que las administraciones entiendan la importancia de que los pacientes tenga tratamientos individualizados y con las nuevas medidas, además, se está cometiendo el error de equiparar un pañal con una tira reactiva, la cual es vital para el tratamiento de un diabético”. Toro también criticó que no se trabaje con una base clara sobre el número total de diabéticos existentes.

Juan Girbés

Presidente de la Sociedad Valenciana de Endocrino y Diabetes y jefe de servicio del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia. “La central de compras tendrá consecuencias negativas si los dispositivos y las tiras no se adaptan a los pacientes, los cuales son la meta de nuestro trabajo”. Pidió a la administración que pida la opinión de los profesionales para regular los precios de productos sanitarios porque “hasta ahora esto no se ha producido”.

María Teresa Marí

Presidenta de la Asociación de Diabéticos de Castellón. “Las consecuencias de que las tiras reactivas para la determinación de glucosa estén incluidas en la central de compras las vamos a ver a corto plazo con un aumento de las urgencias hospitalarias, lo que hace imprescindible la participación de los profesionales en este tipo de decisiones”. Marí apuntó hacia un retroceso del Sistema Nacional de Salud a los años 70.

Alejandro Toledo

Presidente de la Alianza General de Pacientes (AGP) y de Alcer. “Hay que contar con todos los agentes que entran en el proceso sanitario, pero teniendo en cuenta que la pirámide de la salud de los ciudadanos es lo primero, aunque ahora sólo se hable de costes y de la sostenibilidad del sistema. La actuación de las administraciones va dirigida a invertir menos en la actualidad, pero eso supondrá para luego gastar más en un futuro”.