Premios BiC
Almudena Fernández Madrid | viernes, 18 de diciembre de 2015 h |

Mercedes Carrera, recientemente nombrada directora de Enfermería de Atención Primaria de Cantabria, explica a GM que el hecho de que los puestos de gestión estén ocupados por clínicos es fundamental.

Pregunta. ¿Cómo valora su nombramiento y a qué retos se enfrenta en este cargo?

Respuesta. Positiva, solo puedo sentirme orgullosa del nombramiento y, a la vez, comprometida. En cuanto a los retos, el primero es favorecer el bienestar de los profesionales, así se contribuye a mejorar la salud de las personas a las que ofrecemos el cuidado y, el más ambicioso, es comprometernos por la salud de la población.

P. Cada vez más, puestos relacionados con la gestión son ocupados por profesionales que han trabajado en la práctica clínica, ¿considera que ese es un factor importante?

R. Muy importante, fundamental, no puedo entenderlo de otra manera.

P. ¿Cómo cree que se encuentra la atención primaria en Cantabria?

R. En Cantabria, y yo creo que en general, la crisis económica nos ha pasado factura y en los últimos años ha habido un parón en el desarrollo de la primaria a causa de los recortes, la falta de motivación de los profesionales y a otros factores. La AP no ha desarrollado toda su capacidad para conseguir reducir las desigualdades en salud a pesar de que somos la base fundamental para poder conseguirlo.

P. ¿Cuál es el papel de la enfermera de familia en el abordaje de la cronicidad y de la dependencia?

R. Prioritario. Las personas dependientes y crónicas necesitan cuidados y las enfermeras somos el referente y las responsables de los mismos. Toda estrategia de la atención que esté destinada a abordar a las personas con enfermedad crónica o dependientes precisa contar con la participación activa y con el liderazgo de la enfermería familiar y comunitaria

P. ¿Cómo puede afrontarse el reto que supone el envejecimiento de la población? ¿Qué hará falta para que sea posible?

R. Se necesita otro planteamiento del sistema y de la atención sanitaria. Hace falta una reforma estructural de las organizaciones para dar respuesta a todas las necesidades de salud que surgen. La atención a la cronicidad debe incluir una visión holística: la vivencia que la persona tiene hacia la enfermedad, incluido el contexto social y familiar y el abordaje de las respuestas humanas que tenemos que generar. El reto supone dar un salto a un enfoque que está segmentado por patologías o centrado únicamente en la persona y abrirlo a la atención al paciente y no a enfermedades. Lo que haría falta es potenciar la atención domiciliaria manteniendo a las personas en su entorno de forma segura. Todos los modelos pasan por un cambio del papel del paciente, que tiene que adoptar un rol activo y comprometido con su autocuidado.

P. ¿Qué carencias tiene la enfermería de atención primaria actualmente?

R. La carencia más importante es la falta de inversión. A la AP y las enfermeras de este nivel se nos confían múltiples actividades con cada vez menos recursos cuando la carga asistencial que debemos asumir es muy importante. Creo que en las previsiones iniciales de la enfermera cuando se puso en marcha la primaria se debían haber desarrollado actuaciones comunitarias y esto se ha visto impedido a lo largo de los años con la práctica diaria, la demora cotidiana de asistencia y una preparación de los profesionales más enfocada al cuidado de la enfermedad que a cualquier otra faceta. Otra carencia también muy importante es la falta de desarrollo de la especialidad de enfermería familiar y comunitaria.

P. ¿Cree que la atención al paciente se ha visto perjudicada por la crisis económica?

R. Desde luego, seriamente perjudicada. Además de haberse roto el principio de universalidad en el acceso, la crisis ha aumentado las desigualdades en este aspecto y también en la asistencia sanitaria y en la salud de las personas.

P. ¿Cuál es el papel de la prevención y promoción de la salud? ¿Está impulsando o tiene previsto impulsar iniciativas en este sentido?

R. Es fundamental, son parte de las raíces para intentar evitar las desigualdades a las que ningún profesional podemos ser ajeno. La prevención y la promoción son la base de la AP y se ha demostrado además que los sistemas con universalidad de acceso y los basados en la primaria contribuyen a disminuir esta desigualdad. Todos los modelos que se intenten poner en marcha deben ir dirigidos hacia promover el autocuidado. Las iniciativas que tenemos previstas deben ir de cara al estrechamiento de las relaciones con la comunidad, que es la que tiene que mejorar, y ahí la enfermera comunitaria debe liderar los proyectos comunicativos.

P. Enfermería ocupa un número pequeño de puestos de gestión en relación con otras profesiones sanitarias, ¿cree que es importante que se incrementen los puestos de gestión que ocupa?

R. Por supuesto. Las enfermeras hemos demostrado que sabemos gestionar, que es una de nuestras funciones además. Aportamos una visión de la salud diferente a la que puedan aportar otros profesionales, tenemos igual peso en la asistencia sanitaria y, por tanto, tenemos que tenerlo también en el desarrollo de la gestión y las políticas sanitarias.

P. ¿Cree que es necesario fomentar la investigación en primaria? ¿Cómo podría conseguirse?

R. Es muy necesario porque si no, los proyectos no tienen base sobre la que crecer. Además, la investigación es fundamental para el desarrollo de nuestra profesión y para la AP. Para poder aplicar cuidados basados en la evidencia hay que investigar porque, junto con la gestión, la práctica y la educación de posgrado es uno de los pilares en los que se sustenta la enfermería. El mundo de la enfermera investigadora y la asistencial han ido por separado a lo largo de estos años, la investigación se ha ido incorporando de forma muy limitada a la práctica clínica y yo creo que por ahí es donde debiéramos trabajar. Nuestro esfuerzo debe ir encaminado a fomentarla incorporándola a la practica diaria.

La investigación en enfermería se ha incorporado de forma muy limitada a la práctica clínica”

Las enfermeras hemos demostrado que sabemos gestionar y aportamos una visión de la salud diferente”