C.R. Madrid | lunes, 07 de julio de 2014 h |

La e-salud ofrece incontables oportunidades al sistema sanitario a la hora de mejorar la atención de los pacientes crónicos. No obstante, y pese a que España puede presumir de liderar este campo a nivel internacional, todavía falta mucho por hacer. La clave está en colaborar, ya que ningun agente podrá hacer nada por si solo, tal y como coincidieron los expertos reunidos en torno a la jornada La e-salud al servicio de la cronicidad’, organizada por El Global, Gaceta Médica y PwC en la Sala de Conferencias de wecare-u.

Una de las primeras conclusiones de la jornada indica que, cuantos más datos y mejores sean, mejores servicios se podrán ofrecer. La apuesta del Ministerio de Sanidad es que los datos existan, como señaló la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, Mercedes Vinuesa.

Disponer de más datos y de más calidad permitirá ofrecer valor a través de servicios cada vez más personalizados. Tras años recopilando datos, las organizaciones sanitarias ya se están plantendo su apuesta por las nuevas tecnologías con este objetivo. Las experiencias explicadas en la jornada por responsables de Madrid, Cataluña, País Vasco o Galicia ya muestran que es posible convertir esos datos en servicios que el ciudadano valore. La industria farmacéutica también ha entendido el mensaje. Desde hace años las compañías están inmersas en un procedimiento que les está haciendo pasar de proveedores de productos a proveedores de servicios.

Pero la apuesta por la e-salud no está exenta de dificultades. Los expertos asistentes señalaron, entre otras, la propia crisis económica, la inercia o resistencia a un cambio que afecta a todos los agentes que participan en la asistencia sanitaria y la falta de liderazgo para afrontar un cambio de estas características.