Gaceta Médica Barcelona | miércoles, 16 de diciembre de 2015 h |

Un estudio liderado por investigadores del grupo de Nefrología del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) ha comparado los resultados de la cirugía con el tratamiento farmacológico en pacientes con hiperparatiroidismo terciario, es decir, después de un trasplante renal. El 50 por ciento de los pacientes con un trasplante de riñón presentan hiperparatiroidismo terciario. Esta complicación implica un exceso de calcio, hipercalcemia provocando empeoramiento cardiovascular, pérdida de densidad ósea, y empeora la supervivencia del órgano trasplantado. Los resultados del trabajo se han publicado en Journal of the American Society of Nephrology. Se trata el primer ensayo clínico que compara estos dos tratamientos para esta enfermedad y ha sido financiado por Instituto de Salud Carlos III dentro de la convocatoria de Proyectos de Investigación Clínica Independiente.

El estudio se ha realizado en 30 pacientes. A la mitad se les ha extraído la glándula paratiroides y a la otra mitad se les ha tratado con la medicación habitual. Los investigadores han observado que la cirugía controla totalmente la hipercalcemia, normaliza la secreción de la parathormona (PTH) y mejora la densidad ósea. En cambio, el tratamiento farmacológico sólo controla el exceso de calcio en un 67 por ciento de los casos, no tiene ningún efecto sobre la PTH y aunque ralentiza el descenso de la densidad ósea no frena el proceso.

El investigador principal del estudio, Josep Maria Cruzado, explica que “si se cuenta con un equipo de cirugía con experiencia en este tipo de operación, nuestra recomendación en estos casos es operar porque resulta positivo tanto desde el punto vista de eficacia, pues la cirugía es un tratamiento curativo, como desde el punto de vista económico: el coste de la cirugía equivale a 14 meses de tratamiento, y el medicamento debe tomarse de forma crónica y no se puede interrumpir”.