C. S. Madrid | viernes, 31 de enero de 2014 h |

La Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos (CIPM) no tomará la decisión de financiar y fijar el precio de los fármacos hasta que no reciba los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT). “No se va a financiar o no se va a tomar la decisión de financiar hasta que no tengamos el IPT dentro de la comisión”, indicó el director general de Cartera Básica de Servicios, Agustín Rivero. Cuando llegue, afirmó, “vamos a trabajar”. Según explicó, “hasta ahora, lo que estábamos haciendo era financiar, pero a la espera del IPT”. De este modo, una vez que la Administración reciba toda la información de estos informes y diga que se financia, que “oficialmente sea así”, añadió.

En relación con el tiempo que puede tardar un IPT en llegar a la CIPM, la respuesta de Agustín Rivero despejó dudas: “No hay un plazo fijado”. No obstante, aprovechó para presentar la iniciativa del programa Gesfarma –que en un mes o mes y medio estará terminado–, gracias al cual la industria podrá saber “en qué situación se encuentra el procedimiento” de un medicamento en cada momento. Otro de los datos a los que se podrá tener acceso es de cuándo se llevarán a la comisión de precios de los medicamentos. “Por tanto quiero que sea lo más transparente posible”, aseveró Rivero.

Corresponsabilidad

La importancia del papel del paciente en este proceso se puso de manifiesto durante el encuentro. Al respecto, el director general de Celgene, Jordi Martí subrayó que hay que tener presente el tema de la comunicación al mismo. “Hay que transmitir al paciente la realidad del sistema sanitario español e intentar generar que se haga un uso responsable del mismo, explicarle cómo hacerlo y cuando”.

El paciente debe entender que no se puede generalizar y no se pueden administrar los mismos tratamientos a todos los pacientes porque no todas las comunidades tienen los mismos recursos. En este sentido, Rivero ilustró esta idea con un ejemplo de casos de hepatitis C. “Si hay 900.000 pacientes y el tratamiento cuesta 30.000 euros por persona, el total son 27.000 millones de euros. Esas cifras no pueden ser sostenidas por el SNS”, apuntó. “A lo mejor, de esos 900.000 pacientes, sólo 300 necesitan el medicamento ‘A’ y entonces sí que hay dinero para darle al paciente lo que necesite”. Por ello, la selección de pacientes “es clave” para la SEOM y por ello han empezado a realizar informes que ponen a disposición de la Aemps. “Quizá nosotros hacemos una aproximación incluso más estricta” en cuanto al número de pacientes”, especificó.

En cualquier caso, de acuerdo con el presidente de la AGP, Alejandro Toledo, hay que “interpretar la Constitución, porque hay unos principios que hablan de la igualdad de los ciudadanos a recibir los tratamientos”.