Gaceta Médica Barcelona | miércoles, 09 de diciembre de 2015 h |

La Comisión Europea ha otorgado la autorización de comercialización de mepolizumab (Nucala, de GlaxoSmithKline) como tratamiento complementario en pacientes adultos con asma grave eosinofílica refractaria. Este fármaco es la primera y única terapia biológica aprobada dirigida a la interleucina-5 (IL-5), que desempeña un papel importante en la regulación funcional de los eosinófilos, células inflamatorias de conocida importancia en el asma. Se administra en una dosis fija de 100 mg por inyección subcutánea cada cuatro semanas, unido al tratamiento respiratorio normal del paciente, que suele consistir en una dosis elevada de corticosteroides inhalados y medicación adicional, incluidos los corticosteroides orales.

El programa de desarrollo clínico de fase IIb/III para mepolizumab estudió la eficacia y seguridad de mepolizumab en pacientes con asma grave. Todos los pacientes incluidos en los estudios Mea115588 (Mensa) y Mea115575 (Sirius) tenían niveles sanguíneos de eosinófilos iguales o superiores a 150 células/µL al inicio del tratamiento o niveles iguales o superiores a 300 células/µL durante los últimos 12 meses.

Ian Pavord, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), investigador principal del primer ensayo clínico de prueba de concepto con mepolizumab e investigador del estudio Mensa de fase III, señala que “los pacientes con asma grave eosinofílica refractaria no son los típicos pacientes “asmáticos” con los que mucha gente está familiarizada. A pesar de tomar altas dosis de medicamentos inhalados, tienen que luchar por controlar su asma. Muchos toman también corticosteroides orales para controlar sus síntomas que sabemos pueden producir efectos secundarios que para los pacientes resultan a menudo difíciles de manejar. Ser capaces de ofrecer a estos pacientes un tratamiento que se dirija específicamente a la causa subyacente de esta enfermedad será una opción importante”.