irene fernández Madrid | viernes, 17 de febrero de 2012 h |

Pregunta. Te gusta navegar. Con la que está cayendo, ¿te atreves?

Respuesta. Sí, son experiencias muy gratificantes, sobre todo porque no hay ruidos, solo oyes el viento y estar en el barco es una sensación muy intimista.

P. ¿Tienes tiempo?

R, Qué va. No tengo ni tiempo de ir al gimnasio, ni de navegar, porque estamos en una época con muchas preocupaciones.

P. Eres más de aguas bravas que de las mediterráneas, ¿no?

R. Sí. Pero he tenido experiencias duras. Cuando cambia de repente el temporal en el Cantábrico es muy duro navegar.

P. ¿Más que estar en una farmacia a día de hoy?

R. Ahora estamos en una época de temporal, pero con los cambios a nivel político intentaremos que todo vuelva a su cauce.

P. Una boticaria a bordo de un velero en aguas bravas debe ser útil si hay un contratiempo, ¿no?

R. Sí, porque además hay que tener mucha templanza y seguridad. Depende de varias maniobras que vayas a buen puerto.

P. Si vas con toda tu familia seguro que llegas. Casi todos farmacéuticos, ¡hasta tus hijos ahora estudian Farmacia!

R. Pues una de las cosas que siempre me preocupó cuando nacieron es que aprendieran a nadar, porque sabía que mi padre iba a sacarlos en el barco.

P. Ni navegando desconectas.

R. Bueno, somos una familia de muchos farmacéuticos, pero hablamos de más cosas aparte de farmacia. Por mi cargo a veces me preguntan, pero procuramos separar vida personal de laboral. Además, tanto mi marido como yo tenemos oficina de farmacia y a veces es un poco asfixiante.

P. ¿Animaste tú a tus hijos?

R. No. Siempre tuve la idea de que cuando uno de mis hijos empezase la carrera empezaría yo a estudiar Derecho, pero en medio de esa vorágine me tocó la presidencia en el colegio y lo he dejado un poco apartado.

P. Si la botica fuera velero, ¿qué cualidades tendría el patrón?

R. Saber llevar la rueda. Es importante que todo el equipo esté sincronizado.

P. Con el nuevo Gobierno vamos a estribor. ¿Cree que es buena dirección?

R. No sé si llegaremos a buen puerto, pero no solo a nivel farmacia es donde hay problemas.

P. ¿Necesitaría más instrucción el capitán en un buque escuela tipo el Sebastián Elcano?

R. Sí. Además, a los farmacéuticos siempre nos han escuchado y es importante marcar una senda y un rumbo que no nos ahogue.

P. ¿El modelo se va a la deriva?

R. Creo que no. Habrá que reinventar otro tipo de farmacia, pero la calidad asistencial es el buque insignia, es nuestro buque, y tenemos el mejor del mundo.

P. ¿Hacia dónde debe virar la farmacia para la sostenibilidad?

R. Lo que tenemos que ser es unos buenos profesionales. Todo lo demás vendrá asociado.

P. ¿Compites en regatas?

R. No soy muy competitiva, soy más de hablar, de acuerdos.

P. Prefieres las regatas de recreo.

R. Sí, yo no he sido de competir, prefiero disfrutar del mar. Es una manera de reflexionar. Al navegar organizas mejor tus ideas.

P. Y si trasladáramos un desafío en alta mar a la farmacia. ¿Quién sería el defensor y el retador?

R. Nosotros seríamos los actores principales y tendríamos que retar a toda la población.

P. ¿A cuántas millas quieres que llegue el modelo mediterráneo?

R. A mí me encantaría que a todo el mundo, porque creo en él.

Marta Fernández-Teijeiro Álvarez (Orense, 1964) es presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Cantabria desde 2010, aunque lleva en la institución diez años y ha pasado por la vocalía de oficina de farmacia, la secretaría y la vicepresidencia. Estudió Farmacia en Santiago de Compostela, una profesión con tradición en su familia: sus padres, hermanos y marido son farmacéuticos, y sus hijos estudian ahora la profesión. “Somos un pack, un combinado muy bueno”. Si tiene tiempo mezcla ese combinado en alta mar navegando con el velero de su padre en aguas cantábricas. “Hemos llegado a La Coruña y a Francia, hasta Las Landas”, dice.