GANADOR/ Hospital Clínico San Carlos (Madrid)

br

A. L. Souza Madrid | viernes, 25 de octubre de 2013 h |

Con 226 años a sus espaldas, el Hospital Clínico San Carlos ha conseguido posicionarse como uno de los centros referentes del Sistema Nacional de Salud. La fórmula es situar al paciente como el centro de su actividad y mantener una colaboración fluida entre profesionales y dirección. Gracias a ello, el hospital ha conseguido mantener el equilibrio en un contexto de contracción presupuestaria, logrando ser más eficientes sin que eso afecte a las prestaciones.

Para su director gerente, José Soto, esto es precisamente uno de los aspectos que se reconocen con el Premio Best in Class a mejor hospital en atención al paciente. “Supone un respaldo a nuestra búsqueda de una mayor eficiencia, una batalla que no es nueva, pero que en la actualidad forma parte del debate político y social”, acotó al tiempo que agradeció el galardón: “Es un premio en el que se exige, se reconoce y se respeta. Es exigente en cuanto a información, en comparación de esa información y en cuanto al jurado; y eso nos va a dar mucha visibilidad”.

El punto fuerte del hospital para su gerente es que los profesionales sanitarios tienen interiorizada la gestión clínica, algo en lo que el San Carlos fue pionero, pactando la autogestión y los compromisos con mejoras en la calidad, actividad y costes. Así, la voluntariedad ha sido la clave y no ha sido necesario dictar normas de desarrollo jurídico porque son los profesionales los que apuestan por ello. “Todos hemos trabajado a fondo. El mérito no es del equipo directivo, sino de todos. Todos los jefes de servicio, todos los directores de las unidades de gestión clínica se replantearon los contratos de gestión y se pautaron los conceptos de reducción de costes, reingeniría de procesos y reconsideración de las plantillas. Se ve como una forma de desarrollar el profesionalismo en la organización”, señala Soto puntualizando que el consumo y los costes se ajustan al día en el hospital, dado que todos los profesionales tienen la información, por lo que si hay una desviación presupuestaria se actúa para solventarla al día con agilidad y transparencia.

Libre elección para mejorar

Por otro lado, para Soto el hecho de que en la Comunidad de Madrid haya libre elección potencia la competición por la calidad y la excelencia entre los diferentes centros. “Si te duermes en esta batalla, te ganan y los pacientes eligen otro centro, esto provoca una menor financiación, menos inversiones y menos oportunidades de crecer”, apostilló.

El Hospital Clínico San Carlos ha sabido también adaptarse al cambio de modelo de atención de pacientes agudos a crónicos. Así, fue el primero en tener una unidad de hospitalización a domicilio y en desarrollar un proyecto de telemedicina. Además, fue pionero en referenciar médicos hospitalarios a médicos de atención primaria y en la creación de una unidad de hospitalización propia en Urgencias para que se atendiese en ella a pacientes crónicos reagudizados.

Con todo, el centro tiene un margen importante de mejora que Soto sitúa en la reingeniería de los procesos respecto a considerar si la incorporación de factores nuevos mejora la posibilidad de éxito en salud. “Es una tarea ingente porque hay que incorporar todas las evidencias derivadas de la investigación”, concluyó.