Premios Fundamed

CATALUÑA/ Prevé incentivos en la compra de servicios sociales para que finalice en 2014

br

El modelo integrador girará en torno a la atención primaria, como en el País Vasco

Protestas por la reducción acusada de actividad en Urgencias y AP este verano

| 2011-07-08T18:13:00+02:00 h |

REDACCIÓN

Barcelona

Siguiendo los pasos de la consejería de Sanidad vasca, los titulares de Salud y Bienestar y Familia de la Generalitat de Cataluña, Boi Ruiz y Josep Lluís Cleries, han presentado un programa para la integración de los servicios sanitarios y sociales en la atención a los pacientes crónicos que iniciará su despliegue el próximo otoño en Girona para extenderse progresivamente al resto de la comunidad y lograr su plena implantación en 2014, para lo que prevé la introducción de incentivos en la compra de servicios sociales, así como dar un fuerte impulso al uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Mejorar la calidad de vida de estos enfermos, adecuando los recursos a sus necesidades y fomentando la coordinación entre ambas áreas para evitar duplicidades, es la idea de partida de ambos departamentos de cara a desplegar un modelo que pivotará sobre la atención primaria, con guías clínicas e itinerarios marcados en los que el propio domicilio del enfermo será “esencial”.

Ambas consejerías pretenden también potenciar la vida activa y la autonomía de los enfermos, extendiendo una visión preventiva e incorporando al entorno familiar en el abordaje de la enfermedad, así como evaluando los resultados en salud con indicadores de calidad asistencial para introducir las mejoras pertinentes.

Plan de urgencias

Por otro lado, Salud también ha anunciado el horario de verano y la ordenación de la atención primaria y urgente en las diversas provincias catalanas, con la habitual reducción de actividad que se repite cada año en época estival, pero, como ya anunció este periódico, de forma más acusada. De hecho, ya se han producido las primeras protestas, como por ejemplo las de los grupos municipales del Ayuntamiento de Sant Feliu de Llobregat, incluido el de CiU, que han reclamado a la Generalitat el mantenimiento del servicio de urgencias que funciona en el centro de atención primaria (CAP) El Pla, que permanecerá cerrado durante los meses de julio y agosto como consecuencia de los recortes en el ámbito sanitario.

Todas las fuerzas políticas han aprobado una moción conjunta —presentada por el equipo de Gobierno (ICV-EUiA y CiU) junto con el PSC— en la que se “exige” al gobierno que mantenga las urgencias en la ciudad durante las 24 horas. Por su parte, el Ayuntamiento de Gavà (Barcelona) y las asociaciones de vecinos han firmado un manifiesto conjunto en señal de protesta la eliminación de los servicios de urgencias en el ambulatorio, el cierre del dispensario de Gavà Mar y la paralización de la construcción del tercer ambulatorio.