nefrología/ Las innovaciones en la ERC se trataron en el XLII Congreso de la SEN

br

Bárbara Urías Gran Canaria | viernes, 12 de octubre de 2012 h |

Existe una estrecha relación entre los riñones y el corazón, o entre la insuficiencia renal y los riesgos cardiovasculares, y su desconocimiento hace que los pacientes que acuden al nefrólogo lleguen en muy malas condiciones. Evitar este problema y dar a conocer la importancia de la enfermedad renal crónica (ERC) a la población general fueron dos de los puntos que se abordaron en el XLII Congreso Nacional de Nefrología, celebrado la pasada semana en Gran Canaria.

El presidente de la Sociedad Española de Nefrología, Alberto Martínez-Castelao, confirmó que la asignatura pendiente a la que se enfrenta la sociedad es la prevención: “Es necesario detectar la enfermedad en los momentos más precoces. Un gran porcentaje de pacientes entra en tratamiento renal sustitutivo por urgencias y siendo población de riesgo”. Así, los campos más importantes del congreso han sido un documento de consenso de diez sociedades científicas para el manejo del enfermo de ERC, los nuevos tratamientos, la importancia de la diálisis y sobre todo, las mejoras en la inmunosupresión para no dañar el árbol cardiovascular.

En cuanto a los nuevos tratamientos, destacan aquellos orientados a frenar el deterioro de la enfermedad renal. “Sobre todo son antihipertensivos, aquellos que frenan la proteinuria y nuevos antidiabéticos orales. Además otras enfermedades se están favoreciendo de los inmunosupresores, como el lupus”, aseguró María Izquierdo, del Complejo Hospitalario Universitario de Burgos.

Diálisis peritoneal

La diálisis se ha conocido siempre como un tratamiento sustitutivo muy agresivo que afecta de forma sustancial a la calidad de vida, pero en los últimos años ha mejorado la técnica y también la tecnología. Con la diálisis peritoneal a través de un catéter en el abdomen, el paciente infunde el líquido a la membrana que hace las funciones de hemodializador, y éste sale incluyendo los desechos; todo de manera automatizada. La principal diferencia es la aceptación, ya que no todos los enfermos renales están dispuestos a dializarse sin atención especializada. Además es un ahorro en costes, normalmente son las industrias de tecnología sanitaria las encargadas de sufragar esta maquinaria que puede llegar a costar hasta 30.000 euros.

En cuanto a la hemodiálisis, Eduardo Baamonde explicó: “toda la programación de las máquinas que antes era manual, es ahora automática, y las membranas depuran la sangre un 300 por ciento más que hace años. Esto ofrece más seguridad. Los avances también han venido del campo de la comunicación y de la recopilación de datos de los pacientes”. Actualmente apenas se dan episodios de hipotensión en el tiempo de diálisis, la duración del tratamiento es cada vez menor y comienza a realizarse la hemodiálisis en casa.

Vitamina D

Otras de las cuestiones principales del congreso fueron las fórmulas para la activación de los receptores de vitamina D en el organismo. En los casos de insuficiencia renal, al perder su función de controlar la secreción de la PTH de la tiroides, y el calcio y el fósforo del riñón, del intestino y de los huesos, se produce una bajada de los niveles en sangre y el organismo apura entonces las reservas que existen en los huesos y riñones, provocando, entre otros problemas, osteoporosis. “Estos receptores de vitamina D sirven también para crear insulina. Si los activamos de forma precoz no los perderemos, si lo hacemos de forma no selectiva no todo serán efectos beneficiosos, pero activándolos selectivamente a través de principios activos como el paricalcitol, obtendremos sólo los efectos deseados”, señaló Izquierdo.

Por otro lado, es esencial mantener una buena relación médico-paciente, por esto, se ha creado el Observatorio Social de la Salud Cardiorenal (Osscar) para concienciar a la población de la conexión entre los riñones y el corazón.

El diez por ciento de la población sufre alguna enfermedad renal y la mayoría lo desconoce

La activación selectiva de los receptores de vitamina D tiene un efecto inmuno-modulador