Parlamento Europeo/ Trasplantes y ‘e-health’, claves en la presidencia de la UE

br

Asegura que la organización actuó “correctamente” ante la expansión del virusEl director adjunto de la OMS, Keiji Fukuda, niega presiones de las farmacéuticas
| 2010-01-29T17:40:00+01:00 h |

Trinidad Jiménez se comprometió a trabajar para lograr un acuerdo sobre la directiva de salud transfronteriza que vaya “más allá” del texto que fue rechazado el diciembre por varios países comunitarios, bajo liderazgo español. Ante las críticas al bloqueo vertidas por varios eurodiputados, la ministra recordó que su negativa se basa en que considera que la salud de los ciudadanos europeos no puede tratarse como una mercancía

En la misma línea, Jiménez apuntó que el reglamento actual comunitario ya regula la movilidad y la atención sanitaria. En los próximos seis meses, la ministra asegura que está dispuesta a conseguir una “directiva ambiciosa” que regule un paquete común a todos los ciudadanos, algo que “no cumplía la propuesta que se hizo en diciembre, que sólo proporcionaba cobertura sobre los servicios que se prestan en el país de origen”, lo que implica que el reembolso sólo se atiene a esas prestaciones, puntualizó.

Otro punto criticado por la ministra es que el texto rechazado tampoco contemplaba la necesidad de autorización previa por parte del médico, de manera que los ciudadanos podían elegir dónde recibirían un tratamiento “sin ningún tipo de control”, lo que debe cambiar en la nueva propuesta.

Además, incidió, la propuesta anterior no contemplaba la atención transfronteriza a enfermedades raras, cuando lo idóneo, apuntó Jiménez, es que existan centros de referencia a escala europea para atenderlas.

La titular remarcó su intención de trabajar con espíritu constructivo y de colaboración sobre la base de que la salud no es un bien más, sino un servicio público.

Esther Martín del Campo

Madrid

La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, se estrenó la semana pasada ante la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo para explicar las líneas prioritarias que se seguirán durante la presidencia española de la Unión Europea. Una exposición eclipsada, de nuevo, por la polémica sobre la gestión de la pandemia de gripe A que parece acompañarla desde sus comienzos.

Ante los europarlamentarios, Jiménez defendió la respuesta de la OMS frente a las sospechas del presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, Wolfgang Wodarg, que desconfía del criterio de la organización y ha denunciado supuestas presiones de la industria farmacéutica hacia este organismo para elevar el nivel de alerta por la gripe A. Acusaciones, por otra parte, desmentidas esta misma semana por el director adjunto de la OMS, Keiji Fukuda, que compareció ante el Consejo de Europa para asegurar que las decisiones políticas no se han adoptado bajo esas presiones. Fukuda advirtió de que lanzar estas acusaciones supone trivializar con más de 14.000 muertes.

Jiménez abogó por esperar los resultados de las investigaciones abiertas al respecto en la OMS y el Consejo de Europa y justificó la adquisición de las vacunas sobre la estimación de cubrir al 30 por ciento de la población, el mismo porcentaje que la gripe estacional.

En relación a las prioridades durante la presidencia, la ministra destacó la nueva directiva de donación y trasplante y el impulso a la e-health, temas que protagonizarán dos conferencias en Madrid y Barcelona respectivamente durante el mes de marzo. La salud pública también será objeto de debate en abril en el seno de un consejo informal de ministros que abordará la innovación.