Carmen Rodríguez Madrid | lunes, 04 de noviembre de 2013 h |

Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse, y un ejemplo claro es que Internet se ha convertido en un aliado para la rama sanitaria. Así se puso de manifiesto durante el I Foro de Autocuidado 2013, celebrado en el Recinto Ferial Ifema de Madrid entre el 24 y 25 de octubre, donde el editor de Con Salud, Juan Blanco; el director asociado en Barcelona del Grupo Contenidos, Miguel Ángel Tovar; y el director general de Roche Farma, Andreas Abt, explicaron que las nuevas tecnologías pueden desempeñar un papel fundamental en relación con los temas de salud.

“Cuando no existía Internet, los medios de comunicación de masas hicieron una labor muy importante en cuanto a información, formación y sensibilización sobre temas de salud”, manifestó Blanco, que precisó que en esa época existía una información unidireccional que, gracias a Internet, “ha cambiado por completo”. Asimismo, recalcó que la interactividad ha sido fundamental, porque “los que eran receptores se han vuelto emisores y viceversa”.

Por su parte, Tovar señaló que “el punto de inicio para una buena salud es el autocuidado”, y, a este respecto, añadió que los medios sociales están haciendo posible el cambio hacia un paradigma en el que el centro del sistema es el paciente. Igualmente, hizo un guiño sobre cuál es la relación que existe actualmente entre los profesionales sanitarios y los pacientes y cómo se podría estrechar mucho más. Y es que, como precisó, hoy las personas manejan Internet y obtienen información que, en ocasiones, puede ser de gran utilidad en el manejo de las enfermedades.

Pero… ¿Dónde encontrar información de confianza en Internet? Blanco aseguró que un buen punto de partida son las redes sociales que basan sus informaciones en las fuentes clásicas, las que estaban antes Internet. “En salud es importante seleccionar contenidos, hay que diferenciar, y ahí los profesionales sanitarios tienen un papel relevante”, indicó Tovar.

En este sentido, Abt indicó que los pacientes “se enfrentan a mucha información en muchas fuentes online de variada calidad”. Para él, se necesita hacer una mejor selección y, para ello, afirmó que el médico juega un papel fundamental para dirigir al paciente hacia las fuentes. “Un paciente bien informado es un paciente que puede encontrar la información que, en un caso extremo, le puede salvar la vida”, agregó.

Estos profesionales abogaron por la calidad de la información de salud en la Red. Sobre este particular, Tovar recordó que hay algunas aplicaciones para los smartphones “que pueden ser muy buenas y ayudan a controlar mejor las enfermedades y tratamientos”. Gracias a un uso acertado de las mismas, dijo, se puede reducir el número de visitas a urgencias e incluso conseguir que “el sistema ahorre y sea más sostenible”.

¿La claves? Para Tovar, “crear conciencia entre los profesionales de la salud”. Para Blanco, que “un paciente informado puede cuidar más y mejor su salud”.