Parkinson

br

| viernes, 18 de enero de 2013 h |

Científicos mexicanos han encontrado la solución para inyectar y liberar dopamina directamente en el cerebro, un método que ya ha demostrado una gran eficacia en ratones. Concretamente, Patricia Vergara, del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma Nacional de México (UNAM), tras realizar un análisis conductual previo y otro posterior a ratones con implantes de dopamina en el núcleo caudado ipsilateral, demostró que éstos mostraban una recuperación motora de hasta el noventa por ciento.

La importancia de este descubrimiento recae sobre todo en la construcción de estos implantes, que han conseguido encapsular la sustancia. Actualmente, la única opción de tratamiento es el uso de fármacos precursores de la dopamina que, administrados de forma oral, son sintetizados posteriormente en el cerebro. Pero estos fármacos no consiguen evitar ni la muerte neuronal ni el déficit de dopamina, ya que no logran traspasar la barrera hematoencefálica.

El reto, por tanto, era la inyección directa de este neurotransmisor, algo que se complicaba por la facilidad de oxidación de esta sustancia en contacto con agentes como la luz. Ahora, este implante de dióxido de titanio amorfo ha permitido por fin mantener la dopamina activa durante meses sin alteraciones, algo que han comprobado a partir de técnicas de absorción óptica y espectroscopia infrarroja.

En cuanto a su posible utilización en humanos, este grupo de científicos se muestra optimista aunque, de momento, todavía están buscando financiación.