GM Barcelona | viernes, 22 de enero de 2016 h |

Durante los últimos años diferentes estudios han demostrado que la respuesta inflamatoria que se desarrolla después de una lesión medular (LM) contribuye a la degeneración de estas vías espinales, incrementando, por tanto, los déficits funcionales generados por la lesión. Sin embargo, los ensayos clínicos utilizando fármacos antiinflamatorios, como la metilprednisolona, no han mostrado eficacia.

Un trabajo europeo en el que han participado investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona demuestra por primera vez que la interleucina-37 (IL-37) suprime la respuesta inflamatoria después de una lesión medular y minimiza la degeneración del tejido medular y las discapacidades funcionales. Aunque esta proteína se identificó 15 años atrás, el estudio de su función ha sido complicado dado que la IL-37 no se sintetiza en ratones.

Recuperación de movilidad

Los investigadores han utilizado un ratón modificado genéticamente que produce la forma humana de la IL-37, lo que les ha permitido estudiar la función de esta proteína. Los científicos muestran que si la IL-37 se administra inmediatamente después de la lesión los ratones recuperan cierto grado de movilidad.

Este trabajo supone, por tanto, el hallazgo de una posible estrategia terapéutica para el tratamiento de las lesiones medulares agudas, las cuales no tienen actualmente ningún abordaje eficaz. Este descubrimiento puede también abrir las puertas a nuevas opciones de enfermedades neurodegenerativas, dado que la respuesta inflamatoria juega un papel clave en el transcurso de estas patologías.