A. C. Madrid | viernes, 23 de enero de 2015 h |

El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) arranca 2015 con nuevos proyectos centrados en la apuesta por la calidad asistencial —implementación de la Acreditación QH de IDIS, el nuevo sistema de reconocimiento a la calidad asistencial—, la interoperabilidad, estudiando cómo las nuevas tecnologías pueden facilitar los procesos y la colaboración público-privada con la búsqueda de nuevas fórmulas que favorezcan esa integración.

Asimismo, durante 2015, IDIS trabajará en la actualización de los informes que desarrolla desde hace años. En concreto, el secretario general del IDIS, Juan Abarca, subraya que, junto a todos los proyectos, desde IDIS tienen previsto ser “especialmente activos en la interlocución abierta con todos los grupos de interés o stakeholders”, dado que 2015 se perfila como un año “plagado de cambios previsibles derivados de las múltiples consultas ciudadanas que tenemos por delante”.

Objetivos

Respecto a los objetivos del Instituto, Abarca explica que uno de ellos consistirá en impulsar y promover la mejora de la calidad en el sector de la Sanidad, mediante la puesta en marcha de la primera acreditación que tiene en cuenta a todas las certificaciones y reconocimientos más importantes del sector, para sistematizar en un solo indicador sintético de calidad todo lo que cada organización ha conseguido en dicho contexto.

Otro objetivo importante para IDIS es avanzar en el dibujo de escenarios de interoperabilidad para que el paciente transite entre los dos sistemas de provisión de una forma natural, evitando duplicidades y gastos redundantes innecesarios.

En este sentido, Abarca señala que mejorar la interoperabilidad en el área sanitaria es “muy sencillo”. Eso sí, es necesario tener voluntad, energía suficiente y aplicar los recursos disponibles a tal efecto, apostilla.

El tercer objetivo, consistirá en explorar nuevas formas de colaboración público-privada que incidan en una mejora de la eficiencia, de tal forma que se dote al sistema de mayores niveles de solvencia y sostenibilidad y, por último, continuar enfatizando la importancia del modelo privado dentro del sistema sanitario de salud.

Informes

A su vez, el director general de IDIS, Manuel Vilches, recuerda que durante el último año IDIS ha realizado “un importante esfuerzo” por seguir desarrollando estudios. De hecho, ha llevado a cabo seis informes y análisis —’Sanidad Privada: Aportando Valor’, ‘Barómetro de la Sanidad Privada’, ‘Estudio de Resultados de Salud (RESA)’, ‘Innovación en el sector de la Sanidad Privada’, entre otros— que han permitido obtener una fotografía de la sanidad privada sobre aspectos como la opinión de los pacientes, indicadores de nivel de servicio y resultados o la distribución por CC.AA. de las distintas formas de colaboración público-privada, añade.

En su caso, Abarca considera que lo más relevante es comprobar la naturalidad con la que, año tras año, los datos van dándoles la razón. Ejemplo de ello: “las puntuaciones alcanzadas en términos de satisfacción percibida por el paciente y sus familias respecto de la sanidad privada, a través del Barómetro que editamos todos los años; los resultados de salud obtenidos ejercicio tras ejercicio con indicadores que contemplan la complejidad asistencial y la innovación más disruptiva, a través del estudio RESA y el creciente empeño de la industria farmacéutica y biotecnológica innovadora en desarrollar proyectos de investigación en entornos privados de salud dadas las garantías y resultados que les ofrecen”.

Finalmente, Abarca recalca que el IDIS no tiene asignaturas pendientes al uso, si no, en todo caso, “temas candentes, que hay que saber gestionar adecuadamente, como la necesaria reforma de nuestro sistema sanitario”. Dicha reforma se basa en “perseguir la eficiencia y la efectividad de todas las acciones de IDIS para y por el paciente que es su objetivo fundamental y su razón de ser”, concluye.

Uno de los temas candentes es saber cómo gestionar de forma adecuada la reforma del sistema sanitario

2015 se perfila como un año de cambios, derivados de los diferentes comicios que quedan por delante