Carlos B. Rodríguez Madrid | viernes, 07 de noviembre de 2014 h |

El portavoz de Sanidad socialista defiende la postura constructiva de su grupo durante la gestión de la crisis del ébola, y no duda en pedir responsabilidades políticas ante una gestión que “era y es reprochable”.

Pregunta. Esta semana ha comenzado con las encuestas sobre intención de voto. ¿Qué opina del paralelismo que algunos medios han establecido entre el programa sanitario que en principio defiende Podemos y el del PSOE?

Respuesta. Desde el máximo respeto, le diré que el programa sanitario de Podemos es una burda copia del socialista. El problema fundamental de ese programa es la dificultad de hacerlo realidad desde un programa económico que es inviable.

P. El PSOE propone garantizar la financiación del Sistema Nacional de Salud (SNS) a través de una partida adecuada y estable del PIB. ¿Acabaría esta fórmula con los problemas de acceso a nuevos medicamentos?

R. Creo que ha llegado el momento de modificar el procedimiento de financiación de las innovaciones para asegurar que la asfixia financiera de las comunidades autónomas no termine haciendo que sean inaccesibles para los pacientes y por tanto, para evitar la enorme desigualdad que hoy ofrece el SNS en estos casos.

P. Seguramente la idea de no poder destinar a cada área el dinero que estimen conveniente no convenza en las comunidades que más reivindican el respeto a las competencias autonómicas. ¿Cómo les convencería?

R.Todos sabemos que las comunidades estarían de acuerdo en recibir la financiación específica que asegurase que las decisiones del ministerio en uso de sus competencias pudieran hacerse realidad en su territorio.

P. ¿Qué le parecen los acuerdos conseguidos por el ministerio para conseguir abaratar el precio de los nuevos fármacos contra la hepatitis C?

R. Desconozco los acuerdos en todos sus extremos. He solicitado al Gobierno dichos acuerdos para poder valorarlos. Mi gran preocupación se refiere al hecho de que es muy probable que ante la negativa del Gobierno a financiar el gasto extra que esta decisión les supone a las comunidades, los pacientes de determinadas comunidades puedan tener trabas en el acceso.

P. Desde el 1 de noviembre, los médicos tienen a disposición en su nomenclátor Sovaldi, aunque paradójicamente todavía desconocen el IPT del fármaco y, por tanto, la población diana a la que debe aplicársele. También se aguarda el IPT de Olysio desde el 1 de agosto. ¿Cuál es la razón de estos retrasos?

R. El Gobierno ya nos ha dado pruebas de su incapacidad para cumplir sus propios objetivos.

P. Sigue abierta la duda en torno a la garantía de acceso a Sovaldi en las comunidades autónomas. ¿Deberían imitar a Madrid y destinar una partida específica en sus presupuestos para los tratamientos de hepatitis C?

R.Lo de Madrid es una operación de propaganda. El problema real es que va a haber problemas reales de financiación por parte de las comunidades para hacer frente al coste de esta decisión del ministerio. Y eso se va a traducir en diferencias y dificultades de acceso.

P.¿Cómo responde el PSOE a las críticas populares que le reprochan un giro de 180 grados en la crisis del ébola en menos de 48 horas?

R. No es cierto. Hemos mantenido una postura constructiva, arrimando el hombro, al tiempo que exigiendo las responsabilidades políticas.

Mato fue desautorizada por Rajoy en el momento en que el Gobierno aceptó la propuesta del PSOE de crear un comité de crisis dirigido desde la Moncloa.Esta es una propuesta concreta de la decena de propuestas del PSOE. Y era la propuesta clave. Desde que se apartó a Mato de la dirección de la crisis del Ébola, las cosas cambiaron de manera drástica. Y la gestión de Mato era y es reprochable y por eso hemos exigido el cese de Mato, que es además lo que pide la mayoría de la ciudadanía.

P.¿Confía el PSOE en que se produzca alguna dimisión por la gestión del ébola una vez que haya pasado definitivamente esta crisis de salud pública?

R. Sinceramente, no.

P.¿Cree que el Real Decreto de Troncalidad conseguirá superar los procedimientos judiciales abiertos?

R. Yo creo que hay insuficiencias en el procedimiento jurídico, pero lo más importante es la insuficiencia conceptual. Hay varias organizaciones profesionales que han señalado el error de no haber atendido sus reivindicaciones que además, estaban ya resueltas en el proyecto de real decreto que el gobierno socialista tenía en trámite a finales de 2011. Habrá quebraderos de cabeza todavía en este asunto.

P.¿Qué opina sobre el informe de la OMC relativo al sector farmacéutico?

R.Yo querría verlo como una oportunidad para el debate, pero no es fácil que se vaya a considerar así.En su favor, la pretensión de buscar fórmulas nuevas que puedan ser útiles al sistema sanitario. En contra: que al entrar en temas interesantes pero que no competen a la profesión médica se corre el riesgo de generar una polémica nada útil o en una guerra entre profesiones. Quienes lo han elaborado han cometido, además, errores técnicos en algunos de sus extremos. Espero que no deteriore la relación entre ambas profesiones. El tiempo dirá.

Troncalidad: Hay insuficiencias en el procedimiento jurídico, pero también de tipo conceptual”

Desde que apartaron a Mato de la crisis del Ébola, las cosas cambiaron de manera drástica”

El programa sanitario de Podemos es una burda copia del programa socialista”