INVESTIGACIÓN/ Barcelona es la única representante europea de una red mundial

br

En prevención se recortarían las dosis de 180 a 12 con la inclusión de rifapentina

Prueban si se puede acortar de tres a seis meses la terapia de la enfermedad

| 2010-02-12T16:01:00+01:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

Acortar el tratamiento de la tuberculosis y de la infección tuberculosa latente y poder afrontar los crecientes casos de enfermedad multirresistente con nuevas terapias. Son los objetivos de una investigación mundial coordinada por el Consorcio de Ensayos de Tuberculosis (TBTC) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Investigadores de Barcelona, coordinados por la Agencia de Salud Pública (ASPB) y el Hospital Clínic, son los únicos representantes europeos en esta red mundial, pues la Unidad de Investigación en Tuberculosis de esta ciudad (UITB) cumplió los estrictos requerimientos de los CDC para nuevos centros de investigación.

Desde ahora y hasta 2020 la red mundial del TBTC contará con una financiación de más de 90 millones de dólares, que se distribuirán en 20 núcleos de investigación (10 de EEUU y otros 10 de Brasil, Perú, España, Sudáfrica, Uganda, Kenia, Vietnam, Filipinas y China), según explicó Joan A. Caylà, de la ASPB.

En la actualidad, Barcelona participa en los dos estudios que esta red mundial tiene activos.

Estudio 26

Uno es el estudio 26, para el tratamiento de la infección de la tuberculosis latente. En él, se compara el tratamiento preventivo básico, la isoniazida una vez al día durante nueve meses, en comparación con isoniazida y rifapentina una vez semanal durante tres meses. “Es decir, cambiamos de como mínimo 180 dosis a sólo 12 dosis de tratamiento preventivo”, puntualizó Josep María Miró, del Hospital Clínic-Idibaps.

El diseño del estudio es de no inferioridad, de seguimiento a cinco años para evaluar la reactivación de la enfermedad. La inclusión de pacientes ya ha finalizado (un total de 8.055 enfermos, la mitad en cada rama), si bien Miró aclaró que hay dos grupos en particular en los que se continúan incluyendo casos, que son pacientes con serología VIH positiva y pacientes pediátricos, con el fin de reclutar un total de 600 y 1.000 pacientes respectivamente.

Estudio 29

El otro estudio activo es el 29, en el que se evalúa una pauta con rifapentina, en sustitución del tratamiento habitual con rifanticina (en ambos casos con administración de cinco veces a la semana) en los dos meses de la fase intensiva del tratamiento de la tuberculosis pulmonar. “El objetivo es ver si se puede esterilizar antes la tuberculosis pulmonar, es decir, obtener cultivos de esputos negativos, para acortar el tratamiento de seis a tres meses”, explicó Miró.

Según informó a GM, el mecanismo de acción de la rifapentina es muy similar al de la rifanticina, pero es una terapia que, por su larga vida media, se había utilizado infradosificada y en espacio de tiempo muy prolongado. “Ahora los modelos animales demuestran que a dosis plenas o altas la actividad esterilizante es muy superior al que tiene la rifanticina”, puntualizó. Ya se han incluido 357 pacientes —22 de Barcelona— y aún faltan aproximadamente 150. “Por el ritmo de inclusión semanal se calcula que en verano entrará el último paciente y a mediados de 2011 tendremos los resultados analizados y publicados”, detalló Miró.

Este consorcio internacional permite la evaluación de nuevos medicamentos, como linezolid o TMC207, que están en fases de desarrollo clínico para tratar la tuberculosis extensamente resistente, que puede repuntar en España debido al aumento de la población inmigrante.