A.C. Madrid | viernes, 25 de septiembre de 2015 h |

La importancia del trabajo multidisciplinar entre clínicos y farmacéuticos a la hora de individualizar el tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC) en pacientes coinfectados con Hepatitis C y VIH es clave. Así lo puso de manifiesto Edward Cachay del Centro Médico de San Diego en California (EE.UU.), durante el encuentro Fharo 2015, organizado por Gilead.

En su intervención destacó la necesidad de un abordaje integral que tenga en cuenta no sólo la patología hepática y el VIH, sino el número de fármacos que toma el paciente con o sin receta médica y las posibles barreras a la adherencia.

En este sentido, Chacay considera que disponer de un tratamiento como ‘Harvoni’ (Gilead) de un único comprimido al día, que además ofrece la posibilidad de acortar la terapia a ocho semanas en pacientes genotipo 1 sin tratamiento previo y sin comprometer la eficacia, ha supuesto un claro avance. Además, destacó la labor del farmacéutico hospitalario como fundamental para conseguir la curación de estos pacientes.

Asimismo, los expertos analizaron los diferentes criterios para seleccionar un esquema concreto de tratamiento para el VHC. Entre otras conclusiones, se puso sobre la mesa que aunque la eficacia pueda parecer similar entre los distintos tratamientos actualmente disponibles, existen importantes diferencias que son críticas tanto para los pacientes como para los clínicos y farmacéuticos, como son el número de comprimidos que contiene el régimen, la no necesidad de ribavirina, el control de las interacciones farmacológicas, los efectos adversos o el impacto sobre la calidad de vida del paciente.

Por su parte, Fionna Marra, farmacóloga de la Universidad de Liverpool, en su conferencia sobre farmacología clínica, perfil DDI y medicamentos para la hepatitis C, detalló el perfil de interacciones de los nuevos antivirales de acción directa (AADs). Además, considera que los fármacos que no utilizan los citocromos hepáticos como una vía de metabolización son aventajados, por presentar un menor número de interacciones medicamentosas.

Del mismo modo, Zobair Younossi del Hospital Inova en Washington (EE.UU.) incidió en la importancia de conocer la perspectiva del paciente ante un determinado tratamiento a través de los conocidos como ‘Resultados en Salud Percibidos por el Paciente’ (Patient Related Outcomes).

Estos resultados, que se traducen como la valoración directa de la salud del paciente, son clave para determinar el beneficio neto y el valor de una terapia para la hepatitis C, marcando la diferencia entre eficacia y efectividad. Sobre todo, el experto destacó el uso de regímenes libres de interferón (IFN) que se asocian de manera clara a una mayor calidad de vida y un aumento de la productividad en el trabajo según demuestran los últimos estudios. Pero además, la no necesidad de ribavirina de algunos tratamientos supone una mejora adicional en esa calidad de vida, incluso en pacientes con fibrosis hepática poco avanzada, de acuerdo con este experto.

Fhoga 2015

Con todo, durante el encuentro de la farmacia hospitalaria de otoño los expertos pudieron compartir, participar, y mostrar experiencias diarias en el entorno de las patologías víricas como la infección por el virus de la hepatitis C.

La reunión fue coordinada por la Alicia Lázaro, del servicio de farmacia del Hospital Universitario de Guadalajara y coordinadora del grupo GHEVI (Grupo de Atención Farmacéutica al paciente con Hepatopatías Víricas) de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), y Ramón Morillo, del servicio de farmacia del Hospital Virgen de Valme de Sevilla.

“El objetivo fundamental, y que se ha conseguido, es que la reunión fuese muy dinámica y que los asistentes participasen, diesen su opinión y se formaran en los trabajo que hacemos, con el fin último de proporcionar una atención farmacéutica de alta calidad y maximizar los resultados del tratamiento en los pacientes que atendemos”, explicó Lázaro, al tiempo que relató como entre todos analizaron los puntos críticos en la atención farmacéutica a los pacientes, aspectos que son decisivos para la curación de los pacientes con VHC, así como los “problemas que surgen en la vida real al tratar a los pacientes”.

“Aunque la eficacia pueda parecer similar entre los distintos tratamientos contra el VHC existen diferencias entre sí”

Los resultados en salud son claves para determinar el beneficio neto y el valor de una terapia para la hepatitis C