Almudena Fernández Madrid | lunes, 16 de febrero de 2015 h |

El presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), Máximo González Jurado, ha denunciado hoy en rueda de prensa que el 24 de julio de 2014 hizo llegar al Ministerio de Sanidad un escrito en el que denunciaba la presencia de doulas en España sin que hayan llevado a cabo ninguna acción al respecto. Además, en el protocolo de atención al embarazo de Sanidad se nombra a estas pseudoprofesionales y, en lugar de eliminarlo inmediatamente como pedían desde el CGE, respondieron que cuando se revise el protocolo, se tendrá en cuenta esta petición “dentro de cinco o diez años”, matizó el presidente del CGE.

En este sentido, explicaron desde el consejo que las llamadas doulas, cuya actuación no está regulada ni en España, ni el seno de la Unión Europea, asumen competencias de la matrona en durante el embarazo, parto y postparto, sin tener conocimientos ni titulación para ello, lo que pone en grave peligro la salud de la madre y del niño, especialmente frente a situaciones de riesgo ante las que no saben como actuar. Sin embargo, oficialmente se presentan como acompañantes de la madre o consejeras espirituales.

Además, las doulas desprestigian a los sanitarios, asegurando que abusan sexualmente de las mujeres embarazadas o que les realizan la ablación femenina durante el parto para evitar que acudan al SNS ante los problemas que les surjan.

En esta línea, González Jurado aseguró que se trata de una “situación inaudita” que se está produciendo dentro del Estado Español, aunque hasta el momento sólo disponen del testimonio de una mujer que se ha visto perjudicada por estas actuaciones y que no ha querido ser identificada.

Desde el CGE han podido localizar a través de internet a 547 doulas, cuyas páginas serán puestas a disposición de las autoridades para que “sean fulminadas”, ya que suponen un riesgo para la salud.

Por otro lado, lamentó que haya enfermeras y matronas que hayan formado así “su propio chringuito” y se estén lucrando, por lo que aseguró que desde el consejo las buscarán y expulsarán de la profesión.

En esta línea, González Jurado consideró que el ministro Alfonso Alonso estará mucho más receptivo a esta petición que su antecesora en el cargo, Ana Mato, que, a su juicio, pretendía “destruir a la profesión enfermera”. Asimismo, espera que el fiscal general del Estado informe a todos los fiscales de que investiguen cualquier denuncia de este tipo que puedan recibir, ya que se está hablando de “pirateo absoluto”, por lo que la inspección no tiene constancia de la existencia de estas personas. Además, aseguró que si las autoridades no toman cartas en el asunto, acudirán a los tribunales. “Se puso en conocimiento de las autoridades sanitarias sin éxito. Se tramitó una denuncia, dieron el pase de la cortinilla y no hicieron nada”, recalcó.

Asimismo, equiparó a las doulas con sectas de las que “es muy difícil salir”, motivo por el cual no se han producido denuncias todavía. En los casos más extremos, las doulas impiden que la madre acuda al médico, la convencen para que no le coste el cordón umbilical al bebé y las instan a prácticas canibalistas como comerse su propia placenta.