Endocrinología

br

| viernes, 06 de enero de 2012 h |

Científicos de la Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CiberObn) han descubierto que existe una correlación entre los niveles de receptor de la hormona digestiva GLP-1 y la resistencia a la insulina en pacientes obesos.

El estudio, publicado en la revista Endocrinology, analizó a 95 pacientes. 22 de ellos eran personas con obesidad mórbida a punto de ser sometidos a una cirugía bariátrica, que fueron divididos, a su vez, en sujetos con un alto o bajo grado de resistencia a la insulina. Después de ser intervenidos, fueron sometidos a un seguimiento de seis meses.

El otro grupo estaba compuesto por 73 personas sanas de edad avanzada con pesos diferentes y con un bajo grado de resistencia a la insulina.

La investigación demostró que los pacientes con obesidad mórbida y un alto grado de resistencia a la insulina mostraban un claro incremento del GLP-1R, sobre todo en los depósitos de grasa visceral, según Francisco Tinahones, del Hospital Virgen de la Victoria en Málaga.

El comportamiento de este receptor fue diferente en función del tipo de grasa. En la subcutánea se observó un aumento sustancial en obesos mórbidos en comparación con los no mórbidos, y en la visceral las diferencias eran aún más evidentes.