Neumología/ Se han presentado resultados de tres estudios con 2.000 pacientes

br

F.R./R.C. Madrid | viernes, 03 de mayo de 2013 h |

La utilización de glicopirronio, un anticolinérgico de larga duración administrado en dosis única por la mañana para el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ha demostrado una broncodilatación sostenida durante 24 horas, un inicio de acción rápido (a los cinco minutos tras la primera dosis) y una eficacia clínica que se mantiene en el tiempo. Unos resultados procedentes de tres ensayos clínicos realizados con una muestra de 2.000 pacientes y que Bernardino Alcázar, coordinador del área de EPOC de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), presentó la pasada semana.

En el segundo de estos ensayos, GLOW2, se comparó la eficacia de glicopirronio con la de tiotropio en las cuatro horas siguientes a la dosificación matinal, obteniendo este nuevo compuesto mejores resultados. Concretamente, este estudio de 52 semanas demostró mejorías estadísiticamente significativas en el volumen de aire expulsado durante el primer segundo de una espiración forzada (FEV1) con glicopirronio frente a tiotropio 18 mcg en régimen abierto en la semana 26 (p=0,007). Asimismo, los valores de FEV1 eran numéricamente mayores que tiotropio 18 mcg en régimen abierto en el día 1 y en las semanas 12 y 52. Además, se comprobó también que la utilización de glicopirronio y tiotropio 18 mcg en régimen abierto mejoraron significativamente el FEV 1 valle el día 1 y las semanas 12, 26 y 52 en comparación con placebo (p<0,001).

El estudio GLOW3 demostró también que la utilización de glicopirronio produce mejorías en disnea y que aumenta incluso la tolerancia al ejercicio físico en un 21 por ciento. Una ventaja a la que hay que añadir que la utilización de este nuevo fármaco, según los estudios presentados, prolonga significativamente el tiempo de aparición de la primera exacerbación y disminuye la tasa general de estas complicaciones en comparación con placebo, al mismo tiempo que reduce la necesidad de usar medicación de rescate.

En cuanto a la calidad de vida, el 56,8 por ciento de los pacientes (frente a un 46,3 por ciento de placebo) alcanzó el umbral de cuatro puntos en el cuestionario SGRQ en la semana 26, un valor indicativo de mejoría clínica significativa. Esta puntuación, medida en la semana 52 y recogida en el estudio GLOW2, experimentó incluso una mejoría en pacientes tratados con glicopirronio y tiotropio en comparación con aquellos que habían sido tratados con placebo.

Ya por último, los ensayos muestran una menor tasa de acontecimientos en pacientes tratados con glicopirronio (57,5 por ciento) que en pacientes tratados con placebo (65,2 por ciento).