Oncología

br

redacción Madrid | viernes, 19 de julio de 2013 h |

El Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam) liderará un estudio internacional de evaluación de la utilidad de PAM50, un test genómico de segunda generación que, además de ofrecer un diagnóstico más exacto del perfil molecular del cáncer de mama, ayuda a predecir el riesgo de recaídas.

A diferencia de otras técnicas genómicas disponibles, Miguel Martín, el presidente de Geicam, aclara que “los datos que aporta PAM50 se correlacionan con la clínica diaria de los oncólogos, al estadificar el tumor en los subtipos intrínsecos originales —Luminal A, Luminal B, Basal y HER2—, además de proporcionar información precisa sobre el riesgo de recaída y la necesidad de tratamiento quimioterápico adyuvante”.

En base a esta información, lo que analizará el estudio es el cambio de decisión terapéutica que adopta el oncólogo médico tras conocer el resultado del test, en relación a la decisión que este había tomado antes de conocerlo. “Los cambios en las recomendaciones de tratamiento incluirán hormonoterapia sola, hormonoterapia además de quimioterapia y cambios en los tipos de quimioterapia, si ésta estaba recomendada antes y después de la prueba”, destaca Martín.

Otra de las diferencias con los test actuales es que las muestras no necesitan viajar a otros países para ser analizadas, por lo que los resultados estarían disponibles en un periodo de tiempo de entre 5 y 10 días. El Hospital Universitario Gregorio Marañón y el Instituto de Oncología del Vall d’Hebrón, pioneros a nivel europeo en incorporar esta técnica genómica, ya están analizando las muestras de las 200 pacientes candidatas a estudio.