Almudena Fernández Madrid | viernes, 04 de abril de 2014 h |

Apasionada de los viajes y fiel lectora de las autoras de la época victoriana, Pilar de Lucas, primera mujer al frente de la Separ, no duda al afirmar que le “duele” la desconfianza que muestran las administraciones hacia los profesionales, cuya opinión no es tenida en cuenta.

Pregunta. Si te invito a ‘vapear’, ¿qué me dices?

Respuesta. No, muchas gracias

P. De por sí, suena raro, ¿no?

R. Sí, una palabra extraña y no muy bonita que digamos.

P. Se ha diagnosticado el primer caso en España de neumonía por ‘vapeo’… Si ya ‘sobran’ por fumar tabaco… ¿lo que nos faltaba?

R. No es sorprendente que lo hayamos tenido y no sería extraño que haya más. Algo que añadir a la enorme lista de problemas respiratorios relacionados con el tabaco y el cigarrillo electrónico.

P. El cigarro electrónico, ¿el único cigarro que te gustaría ‘quemar’?

R. Los quemaría todos… Nuestra idea es que todo cigarrillo desaparezca. Mi generación creció viendo a las estrellas del cine fumar, ¿a qué mujer española no le habría gustado ser capaz de encender un cigarrillo sin mirarlo como hacía Lauren Bacall mientras un Humphrey Bogart le acercaba el mechero? Esto afortunadamente ha desaparecido.

P. Prohibido fumar. Prohibido vapear. ¿Nos vamos a quedar sin espacio en las puertas para tanto cartel?

R. Imaginémonos mejor que llega un momento en el que ya no hay que poner estos carteles. Estoy convencida de que llegará un día en que será una costumbre de generaciones perdidas, como vemos ahora a los del Paleolítico.

P. A ti te gusta otra época pasada: la victoriana, en la que por primera vez las escritoras mujeres asumieron un papel predominante, ¿para cuándo una época victoriana en las sociedades científicas?

R. Si miramos nuestras aulas de Medicina vemos que el 80 por ciento son mujeres, sin embargo, cuando hablamos de cargos de responsabilidad en las sociedades, el número es muchísimo menor, pero eso está cambiando. Además de mí, en la junta de Separ hay otras dos mujeres y seguro que va a haber muchas más.

P. En esta época se generalizó el uso de la anestesia en medicina, ¿su literatura es tu anestesia para relajarte?

R. Me relaja muchísimo y me produce la sensación de que hay que recuperar aquello. Cuando lees libros de Elisabeth Gastell, de Jane Austen, ves que era una sociedad sencilla pero que pensaba, no vivían continuamente haciendo cosas ni corriendo, pero vivían haciendo lo que tenían que hacer en cada momento. La consecuencia de aquellas mujeres luchadoras son las actuales.

P. Una novelas por excelencia de esta época es ‘Ivanhoe’, ¿apela Separ a su espíritu en su cruzada contra el tabaco?

R. Separ actúa como tiene que actuar. En las cosas serias, la lucha tiene que ser estricta, no valen las medias tintas. No vamos a ir a la lucha armada, pero tiene que ser sin tregua. Estamos convencidos, hicimos una encuesta entre los socios de Separ y tenemos unos resultados espectaculares: solamente el 3 por ciento fuma.

P. Tú tienes tu particular cruzada: completar el Camino de Santiago, ¿te faltaron ‘pulmones’ para terminarlo?

R. Hubiera podido seguir, pero lo haré a lo largo de 6 años y llegaré a Santiago. En la primera etapa, al llegar a Roncesvalles, el sacerdote de su abadía nos dijo “no olvidéis rezar por nosotros cuando lleguéis”, así que adquirí un compromiso. Este verano mi intención es ir de Logroño a Burgos y así seguiré hasta que dentro de seis años llegue a Santiago.

P. Hay a quien el camino le sirve para renovarse, ¿debe peregrinar la sanidad española?

R. No estaría mal. Tenemos un sistema de salud espléndido, y todos los profesionales tenemos fe en él. Pero aunque haya fe, tiene que haber acciones porque si no llega un momento en que se desmorona.

P. Como amante de las caminatas, ¿la ley antitabaco ha sido el mejor paso adelante dado en los últimos años?

R. Sin duda. Estábamos hablando de la gran epidemia del siglo XX. Decir que las medidas restrictivas no sirven es incierto, son las más eficaces. No me atrevo a decir que es el mayor avance de la sanidad de los últimos años… pero igual sí debería atreverme.

Tu último viaje: El Transiveriano.

Uno que estés deseando hacer: A Tahití.

Un libro: ‘El Camino’, de Delibes.

Dos tercios de los residentes son ya mujeres, ¿se está feminizando la sanidad? Si, sin ninguna duda.

¿Apoya tomarse un ‘kit-kat’ de vez en cuando y respirar?Es absolutamente imprescindible, la vida sin ‘kit-kat’ no es vida.