CONGRESO ESPEN/ Hay muchos hospitales sin Unidad de Nutrición en España

br

C. OSSORIO Barcelona | viernes, 14 de septiembre de 2012 h |

La prevalencia actual de la desnutrición relacionada con la enfermedad está entre un 20 y un 30 por ciento de todos los pacientes ingresados tanto en hospitales españoles como en el resto de Europa. Se trata de un problema que, como indica Rosa Burgos Peláez, coordinadora de la Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, “está infradiagnosticado y, por tanto, infratratado”.

En un encuentro organizado por Baxter en el marco del 34º Congreso de la Sociedad Europea de Nutrición Clínica y Metabolismo (Espen 2012), celebrado en Barcelona, la experta explicó que una de las causas que más impactan en el desarrollo de la desnutrición es la severidad de la patología. “Algunos profesionales creen, de forma errónea, que tratando la enfermedad la desnutrición se corrige sin necesidad de implementar ninguna medida adicional”. Además, existe falta de sensibilidad hacia la nutrición en muchas especialidades tanto médicas como quirúrgicas, “probablemente por un inadecuado plan de formación durante la carrera universitaria”. Asimismo, a pesar de que existen métodos sencillos de cribado nutricional, pocos hospitales los implementan y, como subraya Burgos, en España todavía hay muchos hospitales que no cuentan con Unidades de Nutrición.

La doctora recalcó a GM los resultados del estudio español multicéntrico Predyces, promocionado por la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (Senpe), del que se deduce que los pacientes más vulnerables son los mayores de 70 años, los ingresados de forma urgente, los ingresados en Servicios Médicos (menos en los servicios quirúrgicos) y con diagnóstico oncológico.

En cuanto a los costes de los pacientes malnutridos para el sistema sanitario, se incrementan un 50 por ciento en comparación con los que no presentan este problema. “Están ingresados más días, presentan más complicaciones, sobre todo infecciosas, y presentan mayor mortalidad. Además, cuando los pacientes desnutridos se van de alta, precisan con mayor frecuencia centros de convalecencia para recuperarse”, detalla Burgos.

A juicio de Mark DeLegge, director médico de fármacos especiales y nutrición de Baxter, “el contenido de la ingesta nutricional diaria del paciente puede tener un gran impacto en los resultados hospitalarios”.

En este sentido, uno de los aspectos discutidos en el congreso fue el papel de la energía y la proteína en el mantenimiento de los órganos vitales, y cómo la nutrición parenteral puede ayudar a asegurar una ingesta óptima en pacientes que no toleran la nutrición enteral. DeLegge puntualizó que no es igual la necesidad energética y proteica en cada paciente. Así, es alta en personas en terapia intensiva (con lesiones traumáticas o insuficiencia respiratoria); moderada en pacientes ingresados por cirugía, cáncer o enfermedad inflamatoria intestinal; y normal en pacientes en situación estable que no han sufrido un episodio de menor estrés, como un procedimiento ambulatorio.

Innovación parenteral

El campo de la nutrición parenteral es el que ha experimentado más avances en los últimos años. Así, se dispone de fórmulas “que permiten no sólo nutrir al enfermo, sino también modular la respuesta a la agresión que supone la enfermedad”, destaca Burgos. En este sentido, se han incluido nutrientes como los ácidos grasos omega 3, el ácido oleico, mayores cantidades de vitaminas antioxidantes y de micronutrientes con el objetivo de controlar la respuesta inflamatoria.

En lo referente a las bolsas tricamerales “listas para usar”, la última novedad son las diseñadas para neonatos, ajustándose a
sus requerimientos nutricionales especiales. Hasta ahora había sido un grupo para los que debían elaborarse las fórmulas de nutrición parenteral en el laboratorio de la farmacia, recuerda Burgos.

Asimismo, DeLegge añadió que, cuando un paciente requiere necesidades nutricionales únicas, Baxter ha desarrollado sistemas
de “Compounding Exactamix”, empleados por las farmacias hospitalarias para crear complejos específicos para nutrición parenteral.