Almudena Fernández Madrid | viernes, 06 de noviembre de 2015 h |

Trabajar de manera multidisciplinar y coordinada en el ámbito de la atención primaria con el objetivo común de obtener no solo resultados en salud, sino también incrementar la promoción de estilos de vida saludables es una necesidad y algo en lo que “tienen mucho que ver” enfermeras, trabajadores sociales, farmacéuticos comunitarios y médicos. Así lo explicó a GM Rosa Magallón, presidenta de la Red Española de Atención Primaria (REAP), en el marco de las ‘Primeras Jornadas interdisciplinares de Salud Comunitaria’, celebradas en Zaragoza.

Magallón además opinó que el colectivo de los farmacéuticos comunitarios está “muy desaprovechado”.

Entre las principales deficiencias que tiene la salud comunitaria, la presidenta de la REAP incidió en la falta de concienciación, pues muchas veces no se piensa en que es necesario trabajar de manera coordinada.

Por otro lado, lamentó que en ocasiones haya “cierto corporativismo”, no ya desde las bases de los trabajadores, sino “desde las alturas”, ya que cada una de las administraciones trabaja por su cuenta. Por ello, incidió en la necesidad de hacer protocolos y consensos de manera común y de concienciarse de la importancia que tiene la salud comunitaria para conseguir que ocule el lugar que realmente le corresponde. También hay que tener en cuenta que hace tiempo que está demostrado que la modificación de estilos de vida es el factor que más influye en la definición de morbilidad y mortalidad. “Aún sabiéndolo, seguimos priorizando lo estrictamente asistencial”, subrayó.

Concluyó que si las instituciones apoyaran con más rotundidad la salud comunitaria, habría más tiempo disponible para realizarla.