informe/ Diez empresas y sociedades del sector proponen iniciativas para avanzar hacia la eficiencia

br

juan pablo ramírez Madrid | viernes, 22 de noviembre de 2013 h |

La evolución hacia un modelo sociosanitario integrado para responder a la ineficiencia de la atención a la cronicidad, que genera situaciones de dependencia. Es la principal conclusión del informe ‘Evolucionando hacia un modelo sociosanitario de salud’ en el que han participado 10 entidades del sector sanitario.

Para la consecución de este objetivo, los autores de este estudio proponen un cambio en la Ley General de Sanidad que establezca las nuevas bases del Sistema Nacional de Salud sociosanitario, el derecho a la salud y a la atención a la dependencia. Uno de los coordinadores del estudio, Emilio Herrera Molina, destacó durante la presentación del informe que para avanzar por esta vía resulta necesario “un pacto de Estado”. El presidente de la Fundación Economía y Salud, Alberto Giménez, subrayó que este cambio “no requiere de una revolución, sino de una evolución” que respete los pilares del SNS.

En el informe que publica la Fundación Economía y Salud han participado la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), la Fundación Newhealth, The Boston Consulting Group, la Federación Empresarial de Asistencia a la Dependencia, el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), la sociedad de capital riesgo Cross Road Biotech Inverbío, AZC Global Integral de Comunicación y Gestión y el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), así como el ex director del Instituto de Salud Carlos III, José Gutiérrez-Fuentes, que figura entre los autores.

75 por ciento del gasto

El estudio pone de manifiesto la estrecha relación entre las enfermedades crónicas y la dependencia. Estas patologías suponen hoy un importante consumo de recursos para el sistema. En concreto, las enfermedades crónicas generan el 75 por ciento del gasto sanitario, el 80 por ciento de las consultas de atención primaria y entre el 65 y el 80 por ciento de las urgencias hospitalarias. Y es que sólo un 10 por ciento de los pacientes crónicos acaparan el 40 por ciento de las visitas en primaria y un 55 por ciento de las estancias hospitalarios.

Como consecuencia de esta situación el déficit sanitario se ha disparado.“Según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad en los últimos años, los desfases entre ingresos y gasto sanitario han sido del 25,5 por ciento de media, lo que supone unos 15.000 millones de euros anuales”, explicó durante su intervención Carlos Alberto Arenas, vocal de la Junta Directiva de Sedisa y también coordinador del estudio.

El SNS ya ha dado pasos para evolucionar de un sistema centrado en el tratamiento de agudos a otro orientado hacia la cronicidad y la dependencia. No obstante, aún existen desajustes. Las estadísticas reflejan que el 20 por ciento de los pacientes crónicos que ingresan en hospitales de agudos podrían ser atendidos en hospitales de media y larga estancia, donde el coste es más barato. Se estima que el coste en un centro de media y larga estancia es seis veces menor que uno de agudos.

Determinadas comunidades autónomas también han avanzado hacia la integración de las políticas sociales y sanitarias. País Vasco, Galicia y Cataluña han puesto en marcha las organizaciones sanitarias integradas (OSI), mientras que otras regiones como la Comunidad Valenciana o Murcia han establecido áreas sanitarias integradas. Los expertos subrayan la importancia de evaluar estas experiencias con el objetivo de consolidar aquellas que hayan demostrado eficacia y efectividad.

Una batería de propuestas

El informe plantea 10 sugerencias con el objetivo de avanzar hacia un modelo sociosanitario. La primera de ellas hace hincapié en la prevención y en la promoción de la salud. Los autores del estudio ponen de relieve que la Administración ha hecho hincapié en estas iniciativas, pero sin una dotación presupuestaria significativa. Por este motivo, proponen el establecimiento de un nivel mínimo de financiación para esta partida. En este sentido, sugieren la posibilidad de recentralizar determinadas competencias como el calendario de vacunas.

El estudio regresa sobre uno de los temas candentes: la creación de un plan de capital humano que permita una modificación del estatuto del personal sanitario para incentivar en promoción y sueldo a aquellos profesionales que demuestren mejores actitudes en el cumplimiento de objetivos de calidad y eficiencia. Los expertos lamentan que el monto de la productividad laborable no afecta a más del cinco por ciento del salario y se distribuye de manera lineal.

Otras medidas se dirigen hacia la adaptación de recursos que ofrezcan una alternativa eficiente a la hospitalización, una evaluación sistemática de la calidad técnica, la efectividad terapéutica y la eficiencia en costes y la adición de nuevas tecnologías para la monitorización y telecomunicación de los procesos crónicos más prevalentes, entre otras.