R.C. Madrid | viernes, 31 de mayo de 2013 h |

Una estrategia en sepsis como la que existe en infarto de miocardio, es decir, “que existan unos parámetros muy claros de actuación y que se reconozca muy bien su potencial gravedad”. Eso es lo que la Seimc, junto a otras sociedades científicas, ha pedido a la Administración, tal y como destacó Jesús Rodríguez-Baño, de la Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital Virgen Macarena de Sevilla.

Para Rodríguez-Baño, no tiene sentido que se implanten protocolos de actuación en sepsis en unos hospitales sí y en otros no y, por eso, subrayó la necesidad de que exista “un impulso institucional” que sirva luego de eje para homogeneizar estas políticas de actuación en las comunidades autónomas. “Un buen ejemplo es el proyecto Bacteriemia Zero, que se llevó a todas las comunidades autónomas con el impulso del Ministerio y del Consejo Interterritorial”, apuntó.

En toda esta estrategia, los antibióticos son una parte muy importante y, de hecho, la Seimc ya publicó en 2012 un documento de consenso sobre los Programas de Optimización de Uso de Antibióticos (PROA), inspirados en planes ya puestos en marcha en Europa y Estados Unidos.

Con el objetivo de mejorar la calidad asistencial, optimizar costes, evitar efectos adversos y, sobre todo, frenar las resistencias antibióticas ya que, asegura Ester Calbo, del Servicio de Medicina Interna e Infecciosas del Hospital Universitario Mútua Terrassa, “no habrá nuevos fármacos a una década vista para combatir estas resistencias”, este Programa ya se ha implantado en varios hospitales españoles. Y, si bien es cierto que varios centros han conseguido resultados positivos en la disminución de las dosis diarias de consumo de antibióticos e incluso en la reducción de la tasa de infecciones por microorganismos multiresistentes, Calbo insisitió también en la necesidad de que los PROA se implanten en todos los hospitales.

Por último, Rodríguez-Baño subrayó la importancia del tiempo en sepsis y apostó por el desarrollo y tratamiento de pacientes con métodos de diagnóstico molecular más rápidos.