Aunque Italia y EE UU no exigen colegiación obligatoria, las entidades asumen funciones básicas para la regulación de los profesionales
| 2011-04-20T15:41:00+02:00 h |

Redacción

Madrid

La OMC y el CGE reunieron en Madrid a portavoces de organizaciones colegiales de todo el mundo con un punto en común, su apuesta por la autorregulación y la defensa del papel que los colegios que juegan en sus respectivos países de cara a la validación profesional, aunque no en todos ellos la colegiación sea obligatoria.

La visión de los médicos en Francia llegó de la mano de Michel Legman (consejo francés), donde el consejo gestiona el registro de profesionales y los facultativos han de estar colegiados para ejercer. “La colegiación libre puede poner en peligro la independencia de la profesión”, advirtió. En la misma línea, Frank Ultrich Montgomery, vicepresidente de la Asociación de Médicos Alemana, donde también es obligatoria, aseguró que en su país “nadie pondría en tela de juicio la autorregulación de los médicos”. Aún así, advirtió que el colectivo de enfermería en su país todavía no se autorregula.“Quien no tenga colegiación obligatoria que se haga con ella, ahora o nunca”, apostilló.

Brasil cumple igualmente este requisito. El vicepresidente de su Consejo Federal de Medicina, admitió que les permite afrontar los graves problemas de intrusismo. Mientras en Italia, Amadeo Bianco, portavoz de los médicos, aseguró que actualmente la colegiación es optativa, aunque en marzo se aprobó un proyecto de ley que hará cambiar este escenario, al establecer el registro obligatorio de los profesionales.

En enfermería, Portugal y Reino Unido exigen colegiación obligatoria, al igual que Australia, donde una agencia reguladora gestiona la colegiación de diez profesiones sanitarias.

En este foro, la portuguesa María Sousa criticó la incertidumbre en la UE sobre el futuro de la colegiación y advirtió que podría resentirse la calidad asistencial. Al igual que Tony Hazel, jefe del Consejo de Enfermería de Reino Unido, que destacó que no emiten licencias, pero instan a los empleadores a comprobar si están colegiados. Una situación que se asemeja a la de EE UU, donde la regulación, explicó Myra A. Broadway, depende de los estados, que colaboran estrechamente con el consejo.