C.m.L. / A.L.S. / J.P.R. Madrid | viernes, 14 de febrero de 2014 h |

En un entorno marcado por la crisis económica, los recortes, la escasez de recursos, las inequidades entre comunidades autónomas, el crecimiento del paro entre los profesionales sanitarios y la falta de cohesión en el Sistema Nacional de Salud (SNS), los consejos de colegios profesionales y los sindicatos de médicos y enfermeros, así como las sociedades científicas han logrado sobreponerse a sus diferencias para la firma el pasado julio de un acuerdo con el Ministerio de Sanidad. Este pacto nació con los objetivos de garantizar los principios fundamentales de accesibilidad, universalidad y gratuidad. Sindicatos y colegios profesionales lamentan que desde la firma no se han dado grandes pasos en las grandes tareas fijadas. Cuestiones como la gestión clínica o el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios se encuentran aún pendientes de desarrollarse. Este acuerdo supone un primer paso en los planes de la ministra de Sanidad, Ana Mato, que pretende un Pacto de Estado que englobe a todos los partidos políticos y a los principales agentes del sistema sanitario, hasta el momento sin éxito, a pesar de los requerimientos de los propios profesionales. Las sociedades científicas han ganado peso en este proceso. Se han echado a la espalda la labor de localizar las grandes ineficiencias del sistema, que permitirían recortar gastos sin que la calidad y la atención a los pacientes pueda verse afectada. El SNS no ha concluido su transformación y los profesionales sanitarios ya han marcado la hoja de ruta con el objetivo de desempeñar un papel importante en este proceso.