ENTREVISTA/ La Universidad debe ser el frente de transmisión del conocimiento

br

Carlos Arganda Madrid | viernes, 27 de septiembre de 2013 h |

Joaquín Casariego, ex director general de Caiber, se ha incorporado a la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) como director de Desarrollo y vicedecano de Relaciones Internacionales de la Facultad de ciencias Biosanitarias y comparte con GM sus inquietudes y visión sobre la I+D en España.

Pregunta. ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta?

Respuesta. El reto principal de la Universidad del siglo XXI, especialmente en el ámbito de las ciencias Biosanitarias, es el de convertirse en el frente de vanguardia de la generación y transmisión del conocimiento.

P. Una de las primeras actividades que ha organizado es el primer desayuno científico de la UFV. ¿Cómo valora su celebración?

R. Estamos muy satisfechos por la extraordinaria acogida de esta iniciativa en la comunidad científica y otros stakeholders, así como por la calidad y relevancia de la discusión que tuvo lugar. Más satisfecho aún por la gran afluencia de estudiantes y su explícito interés por incorporarse a la comunidad científica con carácter tan precoz.

P. Qué cree que es más importante, ¿acercar la Universidad al mundo “real” o al contrario?

R. La universidad debe ser del mundo, en el mundo y por y para el mundo. Debe conseguir acercar la ciencia a la sociedad y que ésta se acerque a la ciencia y los científicos. Tenemos mucho que contarnos. La ciencia biomédica actual parece a veces una pintoresca Torre de Babel.

P. ¿Han estado demasiado lejos ambos ámbitos en lo que a investigación se refiere?

R. La investigación o la ciencia generada en la universidad es esencial para la salud de las personas. Sin embargo, en ocasiones ha coqueteado quizás en exceso con la tentación de erigirse como un fin en sí misma, y no como una humilde azada para ayudarnos a desenterrar La Verdad escondida.

P. ¿Qué es necesario hacer para profundizar en ese acercamiento?

R. Lo primero, integrar la investigación básica de transferencia y clínica en programas únicos. Acercar los pacientes a los investigadores básicos y viceversa. En segundo lugar, implementar programas eficaces de formación en ciencia biomédica.

P. ¿Cree que la crisis económica puede ser una oportunidad para evaluar las inversiones siempre en términos de coste-beneficio y retorno de la inversión?

R. Sin duda. Crisis es una buena excusa para mejorar las cosas, mudar la piel y crecer. Exigir el retorno de la inversión a la investigación biomédica nunca más debe ser un tabú. Pero para exigir un retorno, es preciso realizar una inversión. De entrada, incluir variables de eficiencia en investigación biomédica ayudará a erradicar cualquier tentación del “hacer menos con más” propio de las épocas de bonanza.